Tras dos meses de huelga, en Cerrejón todavía no hay un acuerdo

Noticias destacadas de Nacional

A las 3:15 del jueves 29 de octubre iniciará el día 60 de la huelga del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria del Carbón (Sintracarbón) en Cerrejón. La empresa afirma que hay un preacuerdo del 90% de los artículos de la Convención Colectiva de Trabajo. Sin embargo, ninguna de las partes quiere ceder respecto a un nuevo turno de trabajo implementado por la compañía, pero rechazado por los trabajadores.

Los trabajadores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria del Carbón (Sintracarbón) iniciaron una huelga en la mina de Cerrejón, operada por Carbones Cerrejón Limited, el pasado 31 de agosto. Aunque la empresa ha dicho que por cada día de huelga el país y La Guajira dejan de recibir $7.000 millones, pronto se cumplirán dos meses y todavía no se ha llegado a un acuerdo entre las partes.

Cerrejón informó que las comisiones de la administración y de Sintracarbón han logrado avances significativos en la negociación de 34 artículos de la Convención Colectiva de Trabajo (CCT), adicionales a los 103 que se habían acordado en el proceso de negociación antes de la huelga o que no fueron denunciados por ninguna de las partes. “Esto representa que al día de hoy ya hay un preacuerdo de un 90% de los artículos de la CCT”, afirma la compañía.

En ese supuesto 10% que hace falta por acordar, según la empresa, están artículos de alto interés para las partes. De acuerdo con la compañía, ya han hecho ofertas que están a consideración de la comisión negociadora de Sintracarbón. Desde Carbones Cerrejón aseguran que miembros de la comisión negociadora del sindicato han reiterado que independientemente de que se logre el acuerdo, no es posible firmar una nueva convención colectiva si la empresa no desiste del nuevo turno de trabajo.

El sindicato inició la huelga por tres razones: la eliminación de beneficios de la convención colectiva; el deseo de la empresa de implementar un horario que, según sus declaraciones, eliminaría un 25% de los trabajadores directos (aproximadamente 1.000 personas, más trabajadores indirectos) y, finalmente, el denominado turno de la muerte (7×3-7×4) que la empresa impuso en medio de la negociación, antes de que iniciara la huelga.

Este último consiste en siete días de trabajo con jornada de 12 horas y tres días de descanso la primera semana y la misma jornada, pero con cuatro días de descanso la segunda. Según el sindicato, muchos trabajadores perderían su trabajo porque la mina pasaría de tener cuatro turnos de trabajo, a tener tres.

Leer: Trabajadores de Cerrejón cumplen 30 días en huelga

No se ha llegado a un acuerdo sobre el turno de trabajo. La empresa manifiesta que “el cambio de turno es una de las iniciativas que forma parte del plan de transformación de Cerrejón, que se debe implementar para asegurar la supervivencia de la compañía”.

El sindicato explica que las partes reiniciaron conversaciones directas bajo el esquema de subcomisiones, aún así, mañana a las 3:15 de la tarde empieza a contar el día 60 y todavía no se levanta la huelga. “Cerrejón planteó la posibilidad de abandonar su posición, de reducir y eliminar algunos ítems de la CCT, pero aún insiste en unos artículos que califica como ‘no pertinentes’ (beneficios de pensionados, concejales, estudio de salud ocupacional, auxilios específicos para dos clubes, auxilio para centros de cultura física y terapéutica, auxilio para estudio de salud ocupacional, entre otros), y que en su criterio deben ser eliminados”, afirma el sindicato.

Sintracarbón expresa que no permitirán la reducción ni eliminación de beneficios. Así mismo, mantienen su posición frente al llamado turno de la muerte. “La compañía ratifica su decisión de imponerlo, mientras que el sindicato igual se mantiene en que solo se llegará a un acuerdo sobre el pliego de peticiones junto con la apertura por parte de Cerrejón a unas mesas técnicas para discutir el turno sin que esté impuesto, tal cual se recoge del sentir de la base de trabajadores”, señalan.

Cerrejón dice que mientras no se llegue a un acuerdo, a partir del día 60 de la huelga, durante tres días hábiles, las partes pueden establecer cualquier mecanismo de composición, conciliación o arbitraje para poner término a las diferencias. “De no lograrlo, a continuación, una subcomisión de la Comisión de Políticas Salariales y Laborales tiene cinco días hábiles para buscar un acuerdo entre las partes. Si en las etapas anteriores no se logra una fórmula de acuerdo, el Código Sustantivo del Trabajo señala que las partes solicitarán al Ministerio del Trabajo la convocatoria de un Tribunal de Arbitramento; una vez convocado, se levantará la huelga”, afirmó la empresa a través de un comunicado.

Igor Díaz, presidente de Sintrcarbón, asegura que esas afirmaciones solo son válidas si ambas partes están de acuerdo, “pero si una de las partes no está de acuerdo, para nosotros la huelga continua”, dice.

Comparte en redes: