Sucre

Imponen comparendo a joven por preguntarle a un policía si le gustaban las empanadas

En Sincelejo, un menor de edad fue multado por cometer una ‘falta de respeto contra la autoridad'. Tendrá que pagar cerca de $800.000 pesos

La sanción se podrá conmutar por medidas correctivas.Archivo El Espectador

Un nuevo caso polémico sobre comparendos sobre compra de empanadas se registró en la noche del lunes 19 de febrero de 2019, cuando un joven fue multado luego de que le preguntara a un uniformado si le gustaban las empanadas.  

El hecho se dio en el barrio Florida, cuando un policía llamó a la madre del adolescente para pedirle que se acercara con los documentos del menor ya que este había cometido una falta de respeto.

Le puede interesar: ¿Cómo evitar multas por comprar una empanada en la calle?

El teniente Marino Solano aseguró que el joven saboteó el procedimiento que se llevaba a cabo en un puesto de control de la Avenida Mariscal de Sincelejo. El agente se acercó a un gimnasio cerca del puesto de control para consultar sobre el propietario de un vehículo con requerimiento judicial, en ese momento, el adolescente fue reiterativo con su pregunta.

Las autoridades concluyeron que la sanción fue impuesta por irrespeto a la autoridad, y por eso se ajusta a la norma. También señalaron que, contrario a los requerimientos de la madre del menor, no era necesaria la presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia ya que “ella fue enterada de la situación que se hizo mediante la modalidad de sistema verbal abreviado”.

Lea también: Youtubers pagaron la multa del joven que compró una empanada en la calle

Según la madre, quien reservó su identidad y la de su hijo, el policía habría entrado a un gimnasio y el joven, acompañado de sus amigos, le preguntó: “Disculpe señor agente, ¿usted come empanada?”, por lo que el funcionario procedió inmediatamente a pedirle los documentos del menor a la madre para imponerle la sanción.

El comparendo fue de tipo II, esto quiere decir que el menor puede cambiar la sanción por medidas correctivas como participar en programas comunitarios o jornadas pedagógicas, de lo contrario el monto a pagar sería de $800.000, aproximadamente.