Impuesto de vehículos, el nuevo dolor de cabeza de algunos colombianos

Ciudadanos se quejan de que el avalúo hecho por el Ministerio de Transporte supera el valor comercial de sus carros. La entidad dice que los parámetros para el cálculo son justos.

Los descuentos ofrecidos en algunas ciudades de hasta el 15% para quienes paguen el impuesto de sus vehículos antes del mes de febrero, no han sido suficientes para que la gente se motive a hacer la transacción. En varias zonas del país hay descontento, porque, según los afectados, el incremento es irracional. Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, ha asegurado incluso que en algunos casos el alza duplica el valor del impuesto pagado el año pasado.

Ciudadanos cuyos carros fueron avaluados, por ejemplo, en $26 millones en 2015, se quejan porque este año su valor ascendió a $32 millones. Ante las cámaras de Noticias Caracol, una familia aseguró que el año anterior pagó por su vehículo un impuesto de $340 mil y este año le tocará cancelar $418 mil. Otro conductor dijo que su camioneta valía $65 millones hace dos meses, y hoy cuesta, según el Gobierno, $69 millones.

En Santander, incluso, el gobernador Didier Tavera comunicó a los habitantes de ese departamento que quienes estuvieran en desacuerdo con el incremento del impuesto hicieran los reclamos ante el Gobierno Nacional. “Hay que revisar antes de pagar y quejarse”, manifestó el mandatario. Uno de los propietarios santandereanos ya envió una carta al Ministerio de Transporte en la que pide revaluar su caso, ya que el año pasado su vehículo fue avaluado en $17 millones y este año subió a $48 millones.

De acuerdo con la resolución expedida por el Ministerio de Transporte en noviembre pasado, la base gravable de los vehículos automotores se fijó de acuerdo a variables como el modelo, año de matrícula, año fiscal y valor comercial, capacidad de carga, capacidad de pasajeros, cilindraje, línea del vehículo, entre otras. El argumento de la entidad se concentró en que el cálculo de dichas variables arrojaría un precio justo.

El viceministro de Transporte, Enrique Nates, afirmó a Noticias Caracol que anteriormente los vehículos de alta gama, automáticos y 4x4 se agrupaban en la misma línea de carros de gama baja y estándar, por eso estaban acostumbrados a una tasa. “El año pasado teníamos una sola línea de Chevrolet Spark y hoy tenemos 14. Lo que hizo el ministerio fue ampliar la desegregación de líneas…basados en principios de justicia y equidad”. Nates agregó que la nueva tabla de liquidación se socializó con los gremios.

Sin embargo, en el Tribunal de Bogotá cursa una acción popular para tumbar esta medida y Asopartes solicitó suspender la resolución, porque “mientras en el mercado comercial, los vehículos van disminuyendo su precio, en el Ministerio de Transporte va subiendo dicho avalúo con la lógica que debería ser la misma”.