Empezó el primer encuentro de salud maternal y neonatal indígena, en Valledupar

Líderes indígenas nacionales e internacionales se reúnen para dialogar sobre buenas prácticas y la estructuración de una política capaz de reducir las altas tasas demortalidad materna, en estas comunidades.

María Ipuana, una de las indígenas Wayuu, que participa en el evento. / Jhonatan Ramos

La tasa de mortalidad indígena es cinco veces mayor a la nacional y aunque, en busca de cumplir los retos del milenio se lograron bajar las tasas de natalidad en estas comunidades, no ocurrió lo mismo con las cifras de mortalidad materna, especialmente crítico en madres adolescentes. Según las cifras de la ONU, "una de cada cinco madres que fallece tiene entre 10 y 19 años y 1 de cada 4 muertes ocurre en la población indígena".

En el país, las principales causas de la mortalidad materna y neonatal en las comunidades indígenas están relacionadas con los bajo niveles educativos de las gestantes, el poco conocimiento sobre todo el proceso del embarazo y los primeros años del menor, así como la influencia de las barreras geográficas, la violencia, el acceso al servicio de salud y la falta de una adecuación cultural de las atenciones médicas. 

En torno a este punto comenzó el Primer encuentro internacional de buenas prácticas interculturales en salud materna y neonatal indígena, que organizó la Naciones Unidas (UNFPA, UNICEF, OPS/OMS y PMA), junto a la ONIC y el Ministerio de Salud. Al respecto Gina Watson, representante de la Organización Mundial de la Salud, se refirió a la necesidad de reducir los riesgos en el transcurso del embarazo y la maternidad, para lo que es necesario abrir un espacio de conversación entre las comunidades indígenas y el gobierno para compartir los saberes médicos. 

Por su parte, Rosendo Ahué, consejero de salud de la organización nacional indígena, se refirió a la necesidad de centrarse en el fortalecimiento de una política pública. Actualmente se trabaja en la estructuración del Sistema indígena de Salud Propio Intelectual (SISPI), en el que se pretende articular al sistema de salud occidental los saberes tradicionales de las comunidades. 

El cabildo Arhauco motivó a los invitados a escuchar y exigir ser escuchado para lograr una conclusión conjunta, que logre la humanización de los servicios, pensando en las costumbres implementadas ancestralmente por las comunidades. 

El tema de mortalidad y natalidad en la población indígena es uno de los priorizados dentro de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, por lo que es fundamental que el gobierno ejecute acciones que permitan reducir las altas cifras que se presentan en las comunidades indígenas, disminuyendo los riesgos externos como el conflicto armado y las barreras de acceso a la salud, y fomentando el diálogo de las culturas. Estas son algunas de las primeras consideraciones que han hecho los líderes que asisten al foro.