Internos de cárcel de Jamundí denuncian epidemias por falta de agua potable

Los reclusos señalan que no han recibido atención oportuna. El director del establecimiento penitenciario niega las denuncias.

Internos de la Cárcel de Jamundí (Valle del Cauca) se quejaron por las enfermedades virales que han padecido debido a la falta de agua potable en ese establecimiento penitenciario. La denuncia la conoció el diario El País de Cali a través de Saúl Rogelio Jurado, representante de alrededor de 5.000 personas de esa cárcel. Él afirma que desde hace 20 días hay epidemia de diarrea y vómito, la cual no ha sido controlada ni por los directivos del penal ni por Caprecom, entidad que presta el servicio de salud.

"Los internos no tienen donde hacer sus necesidades fisiológicas, no hay como descargar los baños… por donde se pase hay un reguero de heces fecales. No hay como darles una pasta o como prepararles un suero porque no hay como. Me ha tocado rogar por una olla con agua, sal y azúcar para mis compañeros del patio porque no somos atendidos", dijo Jurado al diario vallecaucano.

Además, el representante resaltó que hay alrededor de 90 internos de tres patios con fiebre, diarrea y vómito. Por lo cual, desde la semana pasada, comenzaron una huelga de hambre. “Independiente del delito que hayamos cometido le hago el llamado al Estado y a la sociedad para que nos ayuden. Somos seres humanos", agregó.

En contraste, Francisco Ordóñez, director de la Cárcel de Jamundí, dijo que el hecho no está relacionado con la manipulación de alimentos. "El parte entregado por el médico indicó que los internos presentaban problemas de gastroenteritis, lo que no corresponde a una infección bacteriana sino viral. Nada que tenga que ver con la manipulación de alimentos. Los enfermos se están tratando con medicamentos y líquidos y están en mejoría".

Por otra parte, Ordoñez exaltó la inversión que se ha hecho a una planta de tratamiento de agua potable y una de aguas residuales por un monto de $1.600 millones. "En los próximos días entraría a funcionar la planta de agua potable para mejorar el suministro especialmente en el bloque uno, un edificio de nueve pisos que es el que más ha tenido problemas con el servicio por la altura".