Isagen: "siempre informamos a las autoridades ambientales"

La empresa de energía explica los problemas y soluciones planteadas durante la construcción del Proyecto Trasvase Manso en Caldas.

Tras la publicación del reportaje http://www.elespectador.com/impreso/temadeldia/articulo-345634-un-mal-ca... " target="_blank">“Un mal cálculo de Isagen” en las páginas de este periódico, en el que se relató el lío ambiental que se presentó por cuenta de la construcción de un túnel para trasvasar agua del río Manso al embalse de Amaní (Caldas), los directivos de la compañía eléctrica explicaron en un comunicado su posición frente al problema.

En el documento, Isagen plantea que en efecto durante la construcción del túnel se presentó un “impacto ambiental no previsto” pero “manifiesta enfáticamente que no puede aceptar la insinuación (del artículo de El Espectador) de que pretendió ocultar un error, mediante la compra de tierras a precios desproporcionados y de manera irresponsable”.

Los directivos de la empresa aclararon que “desde el mismo momento en que se detectó, lo informó a las autoridades pertinentes y no ha ahorrado esfuerzos para atenderlo responsablemente, empezando con la debida concertación con la comunidad afectada e incrementando su interacción con la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y con la Autoridad Ambiental Regional (CORPOCALDAS) con el fin de mitigar y/o compensar el Impacto No Previsto y en lo posible obtener un área en mejores condiciones ecológicas que la inicialmente encontrada”.

A continuación los puntos del comunicado:

1. Los datos del proyecto: El Trasvase Manso consiste en un Túnel de 4.1 km que pasa parte de las aguas del rio Manso al embalse Amaní de la Central Miel. El río Manso cuenta en el sito de captación del Trasvase con un caudal medio de 12 440 l/s y con los caudales ecológicos definidos en la Licencia Ambiental de 6 000 l/s para el período de verano y 7 200 l/s para el período de invierno, podrá trasvasar un promedio de 6 100 l/s. Con ese caudal la Central Miel estará en posibilidad de producir 104 GWh al año adicionales, que equivalen al 7% de la producción anual de la misma y que en relación con el consumo anual del país equivale al 0.2%.

2. Las Infiltraciones y su evolución: Durante la construcción del túnel se presentó un Impacto Ambiental No Previsto, consistente en caudales de infiltración mayores a los inicialmente previstos. La Licencia Ambiental permite caudales menores (5 l/s) de infiltración hasta de 20 l/s, por eso cuando se presentaron caudales menores se estaba dentro de lo esperado y no era necesario adoptar medidas especiales. Sin embargo se llegaron a presentar caudales que superaron los 300 l/s. Tan pronto se presentaron caudales superiores a los permitidos se ejecutaron los programas previstos de inyecciones de impermeabilización con el fin de minimizarlos. En la medida en que técnicamente no fue posible reducirlos, se plantearon otras medidas de manejo. Actualmente se están presentando caudales de infiltración del orden de 250 l/s.

3. Las fuentes de agua afectadas y su evolución: Las infiltraciones no previstas en el túnel, afectaron fuentes de agua en la superficie, compuestas por caños y quebradas. Desde los estudios del proyecto, a lo largo del alineamiento del túnel del Trasvase, se identificaron 30 de estas fuentes de agua, a las cuales se les ha realizado un seguimiento permanente y minucioso, aforando sus caudales. De esta manera se ha podido establecer que las infiltraciones afectaron inicialmente 22 de ellas, pero también que las mismas se han venido recuperando. Es así como en el seguimiento correspondiente al mes de abril de 2012, se reporta la recuperación paulatina de la mayoría de ellas, quedando 4 fuentes de agua afectadas. Esta recuperación, pudo ser constatada en la visita de seguimiento de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales –ANLA- en el mes de enero de 2012. Lo anterior es atribuible a que las discontinuidades y fisuras de la roca en superficie tienden a sellarse por el efecto de transporte de material fino que producen cementaciones de las zonas que aportan agua al interior del túnel y a lo largo del tiempo se da la recuperación de los cauces en superficie.

4. La actuación de ISAGEN: De otra parte es necesario resaltar que en ningún momento ISAGEN actuó con sigilo ante este inconveniente. Prueba de esto es que mediante comunicación radicado ANLA 4120-E1-36428 de 19 de marzo de 2010, puso en conocimiento del hoy Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la situación y de inmediato empezó a atender las afectaciones a la comunidad, concertando con ella las posibles soluciones. Igualmente en febrero 6 de 2012, como parte de la Información Relevante, en la página de la Superintendencia Financiera, ISAGEN informó al mercado sobre esta situación y en el Informe de Gestión presentado a la Asamblea General de Accionistas y publicado actualmente en nuestra página web se puede leer lo siguiente: “….no solo los logros nos motivan a continuar con nuestro propósito empresarial, sino también las dificultades porque nos retan a avanzar y a crear nuevas formas de realizar nuestra gestión. De esta manera, al registrar un impacto ambiental no previsto que se presentó durante la construcción del proyecto Manso, relacionado con la afectación de algunas corrientes de agua, se atendieron debidamente todas las contingencias con la comunidad y se plantearon y ejecutaron las medidas de mitigación y compensación correspondientes…”

5. El asunto de la compra de tierras: También es importante resaltar que la compra de tierras es una medida que no sólo resuelve las afectaciones a la comunidad, sino que permite realizar las labores que se relacionan en el punto siguiente con el fin de trabajar en la recuperación de los ecosistemas. En relación con la compra de predios es necesario aclarar que los precios que se pagaron por los mismos en ningún caso fueron 5 u 8 veces superiores a los reales, sino que los mismos se han pagado con base en avalúos comerciales adelantados por un avaluador certificado por la Lonja de Propiedad Raíz de Caldas. El valor promedio pagado fue de $3.5 millones por hectárea, que en algunos casos, dependiendo de su estado, pudieron llegar a $5.5 millones, además de lo pagado por mejoras y compensación por perjuicios a cada propietario. En total se adquirieron 14 predios, 10 de éstos con afectaciones directas.

6. La recuperación de los ecosistemas: La afectación de los ecosistemas acuáticos corresponde principalmente a la pérdida de hábitats y comunidades hidrobiológicas presentes en las quebradas que disminuyeron o perdieron su caudal. No obstante, es evidente el deterioro ambiental que presentaba la zona, antes de iniciarse la etapa de construcción del proyecto Manso, resultado principalmente de las actividades de tala extractiva y caza, entre otros. Los predios adquiridos por ISAGEN, que suman 462 hectáreas, serán destinadas a la restauración ecológica de los ecosistemas acuáticos y terrestres. La restauración ecológica de los ecosistemas permitirá entre otros aspectos, mejorar la conectividad terrestre entre las microcuencas de las quebradas Montebello y Aguetarro y el río Manso y con las fuentes hídricas localizadas en el alineamiento del túnel. El mejoramiento de la conectividad se logrará con el incremento paulatino de la estructura y composición de la vegetación natural y la recuperación de las condiciones de hábitat para la fauna asociada. Grupos de fauna sensibles que demandan condiciones de hábitat más exigentes encontrarán condiciones favorables una vez la vegetación alcance etapas más avanzadas de sucesión. Adicionalmente como medida de compensación, ISAGEN fortalecerá la conservación y manejo de áreas de interés ambiental para la provisión de servicios ambientales en la cuenca hidrográfica del río Manso en el oriente de Caldas, la cual contempla procesos de conectividad biológica entre el Parque Nacional Natural Selva de Florencia, Reserva de la Sociedad Civil del río Manso y núcleos de conservación.
 

Temas relacionados