‘Jacobo Arenas’ murió de infarto

Informe especial sobre la muerte del ideólogo de las Farc, en La Uribe, departamento del Meta.

Archivo El Espectador

 Cerca de treinta años de enconada y continua lucha políticoguerrillera terminaron el pasado viernes con el súbito fallecimiento del ideólogo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), ‘Jacobo Arenas’, en la sede del Estado Mayor de dicho movimiento en la región de La Uribe, departamento del Meta.

La noticia sobre el deceso del líder revolucionario sólo fue difundida ayer cuando el exsenador Álvaro Leiva Durán dio a conocer una comunicación firmada por los demás integrantes del Estado Mayor de las Farc –‘Manuel Marulanda Vélez’, ‘Alfonso Cano’, ‘Raúl Reyes’ y ‘Timoleón Jiménez’- y en la cual se le dio cuenta del luctuoso acontecimiento.
Según dicho documento, ‘Arenas’ fue fulminado por un ataque cardiaco que le sobrevino cuando asistía a una reunión ordinaria del secretariado del Estado Mayor del movimiento subversivo.
Leyva Durán recibió igualmente copia de un comunicado expedido por los tres jefes sediciosos mencionados el mismo día del deceso y cuyo texto es el siguiente:

1° Que el día de hoy viernes 10 de agosto a las 9:25 horas, falleció el comandante Jacobo Arenas.

2° El Estado Mayor Central, los Estados Mayores de los frentes, los mandos y combatientes de las Farc-Ep rendimos homenaje perenne a su memoria y colocamos toda su vida como ejemplo de compromiso y de lucha revolucionaria por una patria digna, libre y soberana.

3° Reafirmamos la continuación de nuestra lucha por alcanzar una solución política al conflicto que vive el país, manteniendo más altas que nunca las banderas bolivarianas de unidad, transformación y cambio que enarbolamos en vida de Jacobo, hasta alcanzar la nueva Colombia que con él empezamos a construir.

Comandante Jacobo Arenas, presente.
Secretariado del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, Farc-Ep.
Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar.
Montañas de Colombia. Agosto 10 de 1990”.
Lo reemplaza Alfonso Cano

Aunque no se precisó el sitio ni el día en que se llevó a efecto el entierro de los restos mortales de ‘Arenas’, fuentes del Partido Comunista Colombiano indicaron que el sepelio se produjo en los alrededores del “Rincón de los Viejitos”, nombre con que se denomina familiarmente la nueva sede del Estado Mayor de las Farc, establecida desde los dirigentes abandonaron ‘Casa Verde’ a raíz de una serie de hostigamientos por parte del Ejército colombiano.

En medios autorizados se mencionó a ‘Alfonso Cano’, quien con ‘Marulanda Vélez’, ‘Raúl Reyes’ y ‘Timoleón Jiménez’ conforman el Estado Mayor de las Farc, como el seguro sucesor de ‘Jacobo Arenas’ en la dirección ideológica del movimiento guerrillero, ya que el primero de ellos, ‘Tirofijo’, continuará como jefe militar.

En la carta que ‘Marulanda Vélez’ y sus compañeros de dirigencia enviaron a Leyva Durán el pasado domingo -cuyo contenido éste no quiso revelar hasta confirmar plenamente la especie-. Aunque tanto los altos mandos del Ejército como de la Policía informaron que la noticia sobre el fallecimiento de ‘Jacobo Arenas’ sólo la conocieron a través de los comunicados transcritos y que no habían podido confirmarla plenamente, el ministro de Gobierno, Julio César Sánchez, la aceptó como cierta y dio a la prensa la siguiente declaración: “Como ciudadano, como parlamentario y como ministro de Gobierno, tengo que lamentar el deceso de un nombre representativo de unas fuerzas sociales y políticas que tuvieron y tienen un protagonismo muy importante en la vida nacional”.

Con ‘Jacobo Arenas’ se pudo tener discrepancias y diferencias de todo orden, pero fue un hombre que luchó por unas ideas, por unos propósitos y que en los últimos días de su vida se dirigió al gobierno de Gaviria y a sus colaboradores concretamente con el fin de buscar los caminos para que las Farc, sin desmovilizarse, pudieran llegar con sus voceros al seno J de la nueva Asamblea Nacional Constitucional.

Cambio de identidad

Luego de librar ardorosas jornadas en la lucha sindical se trasladó a Bogotá y obtuvo la cédula ciudadanía número 2.889.994, el 9 de marzo de 1959. Poco después comenzó a sumirse en la penumbra, hasta que reapareció en Viotá y Marquetalia, ostentando su nuevo nombre de ‘Jacobo Arenas’.
La figura del jefe guerrillero se hizo ampliamente conocida en 1964 cuando, durante la administración del presidente Guillermo León Valencia, el Ejército Nacional decidió desalojar de su “república independiente”, en Marquetalia, al grupo guerrillero que bajo el mando de ‘Manuel Marulanda Vélez’ se había asentado en esa región del Huila.

Dos años después, al lado de ‘Marulanda’, organizó el movimiento guerrillero conocido actualmente como las Farc y que luego de abandonar Marquetalia instaló su cuartel general en Riochiquito, Cauca.

No obstante su temperamento un tanto violento en los últimos años, ‘Arenas’ fue cambiando su posición ortodoxa y comenzó a vincularse en las negociaciones de paz, ‘especialmente en 1984 cuando, durante el gobierno de Belisario Betancur, participó en un proceso que terminó con el Acuerdo de La Uribe que dio lugar a la tregua armada que finalmente concluyó en el primer año de la administración de Virgilio Barco.

En los últimos años, replegado al campamento conocido como el “Rincón de los Viejitos”, en el municipio de La Uribe, Meta, ‘Arenas’ formó parte, hasta su muerte, del estado mayor de las Farc junto con ‘Manuel Marulanda Vélez’, ‘Alfonso Cano’, ‘Raúl Reyes’ y ‘Timoleón Jiménez’.

El exsenador Álvaro Leyva Durán, una de las personas que mayor contacto hizo en los últimos días con ‘Jacobo Arenas’ en las mencionadas negociaciones, lo describe como un hombre de marcado don de mando, muy preparado políticamente, de fácil conversación, especial sentido del humor y gran capacidad dialéctica.

Le gustaba mucho, dice, la equitación y se apreciaba de ser muy buen jinete. A pesar de su conocida dureza en el proceso revolucionario, no la dejaba entrever en su trato común y corriente. Aspiraba a ser constituyente.

De su vida familiar se sabe que estuvo casado con Néfer Lara Maldonado y que deja varios hijos, dos de ellos residentes en Europa y una de las cuales se llama Beatriz.

Después de los pactos de La Uribe, ‘Arenas’ se hizo a una compañera, una maestra de escuela 30 años, menor que él, y con quien pasó los últimos días de su agitada existencia.

Temas relacionados

 

últimas noticias
contenido-exclusivo

Los detectives de una monja venerable