Jericó, en alerta roja por tragedia ambiental

Jorge Andrés Pérez, alcalde del municipio de Jericó, habló con El Espectador sobre la emergencia ambiental que tiene a más de mil personas en riesgo. El mandatario aseguró que continúa la alerta por posibles deslizamientos en los próximos días.

Hay 10 sectores que tienen la orden de evacuación preventiva. El sector de La Comba es el más afectado por su inmediatez a la zona de deslizamiento. Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres de la Gobernación de Antioquia.

En la mañana de este lunes 4 de noviembre, los habitantes del municipio de Jericó amanecieron entre el agua y el lodo. Inundaciones y derrumbes, afectaron a 10 sectores de la zona, ocasionando pérdidas totales de viviendas de varias familias.

Uno de los desbordamientos que más ocasionó estragos fue la quebrada de San Francisco, que atraviesa los barrios La Comba y San Francisco, dos de las zonas más afectadas por la emergencia. Además, las vías terrestres que comunican a Jericó con el resto de municipios del departamento resultaron afectadas por los deslizamientos de tierras que hicieron que sus habitantes estuvieran incomunicados por más de 24 horas.

Jorge Andrés Pérez, alcalde del municipio, habló con El Espectador y dijo que aunque “la mejor noticia es que al momento no hay pérdidas humanas, se sigue trabajando para reubicar los barrios más afectados de la zona”.

 

¿Cómo está la situación en el municipio tras la emergencia ambiental del fin de semana?

Vamos recuperando la calma. Las entidades de socorro, el departamento de Antioquia, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo y otras entidades estamos haciendo un acompañamiento en varios frentes; uno de ellos es la atención a las personas en el refugio, en el que garantizamos alimentación, salud, asistencia psicosocial y seguridad. Las personas son vitales para todo este proceso y la gente ha atendido de manera oportuna los llamados de evacuación preventiva en los sectores de alto riesgo.

Aunque seguimos en alerta roja. Nos declaramos en calamidad pública y esperamos armar pronto todos los planes de contingencia para el manejo de la montaña y evitar más riesgos y peligros.

¿Y cuáles son esos planes de contingencia?

El primero es la atención a las personas. Necesitamos restablecer los servicios públicos, ofrecer agua potable a la ciudadanía y seguir fortaleciendo la seguridad en la zona para que las personas evacúen voluntariamente con el Ejército y la Policía Nacional. Eso y el monitoreo a la montaña es en lo que más estamos trabajando.

¿Qué están haciendo para prevenir más deslizamientos?

Con diferentes profesionales, entre ellos geólogos, estamos haciendo estudios para evaluar la zona. Estamos esperando varios equipos técnicos que llegan desde Medellín para hacer un monitoreo en tiempo real a la montaña, aunque hay que tener en cuenta que estamos en ola invernal y eso nos va mantener en peligro.

¿Cuál es la zona más afectada actualmente?

Especialmente toda la zona de La Comba y sus sectores aledaños. Son mas o menos 700 personas de allí que se han visto afectadas por la emergencia del fin de semana.

 
 

El coordinador de la Defensa Civil, Didier Bedoya, decía que desde hace un tiempo le venían haciendo seguimiento a la montaña por filtraciones de agua, ¿eso quiere decir que la tragedia se podía haber prevenido?

Lo que se venía haciendo era un seguimiento a la montaña en el sector llamado Los Aguacates, pero eso no fue lo que se movió el domingo. Esa es una parte muy distinta a la que se le ha venido haciendo seguimiento. Se vino otra parte de la montaña y eso no estaba en los planes de nadie.

¿Cuáles son esas condiciones geográficas que tienen a Jericó en alerta roja?

Estamos ubicados en una zona geológicamente inestable, sobre todo acá en el sector de la cordillera. Desde hace mucho tiempo la montaña venía mostrando esa situación, de hecho hace 15 años pasó algo similar con un deslizamiento torrencial, y en ese momento se debió haber hecho algo. Nosotros comenzamos a trabajar con estudios desde hace dos años para conocer la situación de la montaña. Logramos hacer algunos estudios de gestión del recurso pero lo que sigue de aquí en adelante con la Unidad Nacional del Gestión del Riesgo y el Gobierno Nacional, es terminar de hacer el estudio completo de la montaña y luego lograr los tratamientos adecuados, porque la amenaza siempre va estar ahí.

¿Cuántas personas hay afectadas en este momento?

Afectadas tenemos casi la mitad del municipio o un poco más. Hay 10 sectores que tienen la orden de evacuación preventiva. El sector de La Comba es el más afectado por su inmediatez a la zona de deslizamiento. Son al menos 300 viviendas que tienen afectación directa. Con el Ministerio de Vivienda estamos mirando la posibilidad de reubicar todo el  barrio porque si el manejo de la contingencia no es oportuno, va seguir en amenaza.

¿Hay algún estimado en términos económicos de cuánto se perdió?

No, todavía no podemos estimar eso. Seguimos haciendo los censos, recogiendo la información de las personas y las viviendas que resultaron afectadas. No tenemos aún un estimativo para cuantificar la pérdida.

¿Cuántas personas están ayudando en la remoción de escombros?

Entre grupos operativos, Defensa Civil, Bomberos, Policía, Ejército, Cruz Roja, Unidad Nacional, personas de diferentes despachos y funcionarios del municipio de Jericó y voluntarios, calculamos que unas 400 personas ha salido a ayudar y retirar escombros para ir recuperando la vida del municipio.

¿Hay otros municipios o veredas aledañas en riesgo?

En La Estrella hay algunas afectaciones. También amanecimos ayer sin vías de acceso al municipio porque todas amanecieron tapadas, pero en el transcurso del día las recuperamos y hoy tenemos habilitada vía principal, aunque se tapa por momentos por una quebrada pero estamos con maquinaria dando el tránsito. Ya se recuperó la vía de evacuación por el municipio Támesis y también la salida de Pueblo Rico - Tarso como rutas alternas.

¿Cuándo esperan que se normalice la situación?

Estamos trabajando muy duro, esperamos que para mañana tengamos un panorama diferente y favorable. Esperamos que el invierno nos ayude porque ese es el enemigo de la situación que tenemos. Además que la gran mayoría de las personas que evacúa, vuelve a sus casas a llevar su vida normal durante el día, pero en las noches sí recomendamos la evacuación preventiva.

¿Cuántas personas hay en el albergue?

El albergue que tenemos acondicionado es el seminario mayor del municipio. Ayer estuvimos 218 personas, entre esos 48 niños. Afortunadamente tenemos también un servicio oportuno de asistencia preventiva en el hospital.

Hasta el domingo no había registro de heridos, ¿con las lluvias de anoche hay alguna novedad?

Sí, en la madrugada de ayer se registraron dos heridos, entre ellos un menor de edad. Las dos personas fueron conducidas a hospitales; uno en el municipio de Ciudad Bolívar y el otro en Medellín, pero ambos están complementante recuperados.

¿Qué ayudas han recibido y cuáles faltan?

Hemos tenido mucha asistencia de maquinaria que nos ha permitido remover los escombros que quedaron y para armar los planes de contingencia sobre las vías de acceso interveredales, intermunicipales y departamentales. Los municipios cercanos han estado muy atentos, también los empresarios han estado dispuestos a aportar con maquinaria y la maquinaria del Ejército ha estado en continuo apoyo. Necesitamos alimentos no perecederos, colchonetas...Seguramente vamos a necesitar más aportes en la medida que la situación vaya avanzando, porque hay casos de familias que han tenido grandes pérdidas en sus viviendas.

¿Y cuántas han sido las pérdidas graves en las viviendas de las personas?

Al momento son siete pérdidas graves en la estructura de viviendas; de esas, dos son en el área rural y son casas que fueron arrasadas por una avalancha, aunque afortunadamente no pérdidas humanas.

Por el momento hay un plan para recibir las familias en el albergue, pero ¿habrá reparación material y económica a estas personas que todo lo perdieron?

El municipio dispone recursos dentro de la calamidad pública. También el gobierno departamental y el Gobierno nacional a través de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres y diferentes Ministerios. Hemos tenido la visita de ellos. Hoy nos comunicaremos con el Presidente de la República, Iván Duque, para explicarle cómo estamos trabajando y cuáles son las tareas que nos quedan. Seguramente ellos también nos ayudarán a asumir la reparación material.

889665

2019-11-05T14:19:29-05:00

article

2019-11-05T14:44:47-05:00

mosorio1_1652

none

Valentina Parada

Nacional

Jericó, en alerta roja por tragedia ambiental

46

9142

9188