Joven fue víctima de acoso sexual y robo en Metrolínea de Bucaramanga

El hecho ocurrió en un articulado lleno de usuarios que no ayudaron a la víctima.

Tomada de vanguardia.com

Una mujer de 19 años denunció que fue víctima de acoso sexual y robo en un bus articulado de Metrolínea en Bucaramanga, el cual cubría la ruta T3 Españolita – Centro. La mujer señala que durante una hora un individuo la amenazó y la ultrajó sin que nadie a su alrededor la auxiliara, según informó vanguardia.com.

Este hecho se presentó el pasado sábado en horas de la mañana, cuando la joven tomó el autobús en la estación San Mateo del centro de la ciudad, ubicándose en la parte trasera del articulado. Un hombre de aproximadamente 23 años se ubicó en el puesto contiguo y comenzó a observarla detenidamente.

La mujer manifestó que el hombre, vestido con un short de jean y un polo blanco, tenía una llamativa herida de arma blanca en el brazo que le sangraba.

“Al ver la sangre me asusté e intenté pararme del puesto, pero él me lo impidió”, expresó la víctima.

Para evitar que ella se levantara, el agresor la tomó por el cuello, la abrazó y le comenzó a dar besos en la mejilla, para simular que era su pareja. “Yo le reprochaba que no lo conocía, que me dejara quieta, pero él en voz alta decía: ‘mi amor, quédese quieta’. Yo lo insulté, al ver que me alteré, sacó un cuchillo y me lo puso en la parte baja del abdomen”, indicó.

Durante el recorrido, el atacante le pidió a la mujer, dinero argumentando que estaba herido y no podía acudir a un hospital, y “al llegar a la estación de Provenza me dijo que nos bajáramos. Ante mi negativa el continuó amenazándome, que si me movía, me cortaba. Salimos hacia la estación y él me acosó contra uno de los vidrios, continuó besándome y diciendo que le diera el dinero. La gente veía todo, pero no hacía nada”.

La joven aseguró que un vigilante de la estación de Provenza fue testigo del acoso sexual, “pero no hizo nada. Yo llevaba cerca de $450 mil, que acaba de sacar de un cajero. Sabía que si abría el bolso, me los robaba. Metí la mano al bolso y alcancé a sacar $50 mil. Le dije que me soltara, que me dejara sacar la billetera para darle más. Aproveché entonces un descuido, corrí y abordé un bus de la ruta T1 hacia Cañaveral”.

Sin embargo el hombre alcanzó a abordar el mismo bus hacia Cañaveral, llenando de pánico a la mujer quien explico que, “fueron los momentos más eternos de mi vida. Esperé que el bus llegara a la estación de Cañaveral, corrí a puente peatonal y me refugie en un centro comercial”.

El hecho ocurrió en presencia de muchos usuarios del servicio Metrolínea y sin contar con la vigilancia de miembros de la Policía, que días atrás habían sido ubicados en distintos articulados y estaciones. La mujer expresó que no instaurará denuncia, ya que quiere olvidar este terrible episodio.
 

Temas relacionados