Joven muerto en paro camionero recibió disparo del Esmad en la cara: testigo

El hecho, materia de investigación, sucedió en el sector de La 42 cerca a Higueras, en Duitama.

Agentes del EsmadArchivo El Espectador

La situación de orden público en las protestas por el paro camionero –que cumple hoy 37 días- se agravó, luego de que un joven de 27 años perdiera la vida en extrañas circunstancias durante las movilizaciones que se adelantaban en el municipio de Duitama, departamento de Boyacá. (Lea: Gobierno dice estar seguro de buena actuación del Esmad en paro camionero)

Este hecho, que es materia de investigación, ocurrió el martes en horas de la tarde en el sector de La 42 cerca a Higueras, en la vía a Duitama. El fallecimiento del joven es motivo de polémica. Mientras que los camioneros acusan al Esmad de la muerte, la Policía investiga si se trató de un accidente por la manipulación de explosivos. Sin embargo, Medicina Legal aún no ha emitido un concepto oficial del deceso.

Sin embargo, este miércoles se conoció el relato de un testigo, quien aseguró que un agente del Esmad fue el responsable de este ataque a Luis Hernando Sáenz, quien estaba en el momento de los choques entre los manifestantes y las autoridades. 

“Los señores del Esmad se nos acercaron. Él estaba hablando por celular y yo vi cuando el agente del Esmad le hizo el disparo -a un metro y medio de distancia- en la cara. No lo vi solo yo, sino todas las personas que estaban ahí”, dijo el testigo, quien se identificó como Luis, en entrevista con Blu Radio.

Según Luis, quien dice haber presenciado los hechos, el número del agente que le disparó es el 473. “Lo tengo clarísimo, era el número que tenía en el casco. Es mentira que estábamos manipulando explosivos (…) el hombre que murió no es un estudiante, salió de su trabajo a las 3:30 de la tarde, estaba parado a la salida de un parqueadero de tractocamiones hablando por celular cuando lo atacó sin ningún motivo el agente del Esmad”.

Y agregó, “el señor tiene una herida de disparo. El ojo se le desprendió por el impacto, así que no vengan a decir que fue por un explosivo”.

Este suceso se dio horas después de que se accidentara el Gobernador de Boyacá, Carlos Amaya. Un siniestro que todavía siguen sin esclarecer, y que dejó gravemente herido al conductor del funcionario.

El Gobierno permanece en alerta por el paro de camioneros, que lleva más de un mes y ya dejó varios heridos y se ordenó la militarización en las vías.

"No cederemos al chantaje ni a la violencia, como lo vivido por el gobernador de Boyacá", afirmó el presidente Juan Manuel Santos, en alusión al accidente ocurrido al mandatario regional, cuando se dirigía a una reunión con los transportadores.

Amaya resultó herido en la vía entre la capital departamental Tunja y la ciudad de Duitama, en un accidente vehicular. Según un comunicado de la gobernación, que cita testigos, su caravana colisionó por "los obstáculos puestos en la vía por los manifestantes".

El director de la Policía de Tránsito y Transporte, general Ramiro Castrillón, aseveró de su lado que "alguien de la concentración" de los camioneros "al parecer arrojó una piedra contra el primer vehículo de la caravana", el cual perdió el control y chocó contra un bus.

El paro, que se inició el 7 de junio, busca la puesta en marcha efectiva de un fondo de chatarrización, programas sociales para los conductores, seguridad en las vías, baja en el costo de peajes y combustibles, entre otros planteos.

Además, los transportistas cuestionan el incumplimiento de pactos anteriores por parte del gobierno.

últimas noticias

Así será el desfile del 20 de julio en Cali

La independencia ficticia

Por los caminos de la historia