La defensa de la Amazonía, entre las preocupaciones del papa en Colombia

El papa Francisco pedirá por la defensa de la Cuenca del Amazonas, que ocupa siete países, considerada el pulmón del planeta al ser el bosque tropical más extenso del mundo.

El 17% de la selva amazónica ha sido degradada.Archivo El Espectador

El papa Francisco aprovechará su visita la próxima semana a la ciudad de Villavicencio, para lanzar un llamamiento a favor de la preservación y la protección de la Amazonía, aseguró este viernes Guzmán Carriquiry, de la Pontificia Comisión para América Latina.

"No va a dejar de hablar el papa de la Amazonía y más desde Villavicencio, con al horizonte Los Llanos y toda la región amazónica. Las enseñanzas de su encíclica Laudato Si' estarán presentes allí", adelantó a la prensa el profesor uruguayo Carriquiry, primer laico que ocupa la vicepresidencia de una comisión pontificia. (En fotos: Así es como la deforestación aumenta las sequías en el Amazonas)

"Desde un país con tanta biodiversidad, con tantas procedencias étnicas, mirando la Amazonía, el papa mira a toda América Latina, porque se extiende por buena parte de los países latinoamericanos y amplía así su mirada", aseguró. 

Francisco, que emprende el próximo miércoles una visita histórica a Colombia de cuatro días para impulsar la paz y la reconciliación, pedirá también por la defensa de la Cuenca del Amazonas, que ocupa siete países, considerada el pulmón del planeta al ser el bosque tropical más extenso del mundo. (Lea también: Así quieren salvar la Amazonia colombiana)

El llamado papa ecológico por su encíclica del 2015 sobre el medio ambiente, lanzó este viernes junto con el patriarca ortodoxo Bartolomeo un llamado conjunto a los líderes de todo el mundo para que encuentren una solución al cambio climático y al deterioro del planeta que afectan sobre todo a los más pobres y necesitados.

El daño causado por el narcotráfico, la guerrilla, los proyectos extractivos, el monocultivo a las selvas y bosques tropicales de América Latina ha sido en varias ocasiones mencionado por el papa argentino, preocupado por lo que llama "la casa común".