WeTrade estará en el centro de convenciones Ágora

La diversidad como negocio

El 1° y 2 de noviembre se llevará a cabo en Bogotá la primera feria de oportunidades y negocios con enfoque LGBT. El evento será gratuito y abierto al público.

Proudly Weddings
Proudly Weddings, una de las 120 empresas miembros de la Cámara de Comerciantes LGBT de Colombia, encontró en la diversidad una oportunidad de negocio: la planeación de bodas igualitarias. Cortesía

Juan Jiménez se despidió de su Venezuela querida hace cuatro años para partir hacia Bogotá en busca de nuevas oportunidades. La capital, como a sus demás hijos adoptivos, le dio la bienvenida con un par de soplos helados, caras amables y algunos desaires. Quizá no encontró las puertas tan abiertas como las imaginó, recuerda sin angustia, pero halló la forma de construir una propia, una con sus colores: los de la comunidad LGBT.

Ingeniero de comunicaciones, buscaba empleo en su campo y hasta fue bartender . Una noche se armó de valor para acercársele a un cliente que sabía podía ayudarle. Se trataba de Felipe Cárdenas, presidente de la Cámara de Comerciantes LGBT de Colombia. “Tengo una idea y quiero hacerla realidad”, le dijo con determinación. Hoy Jiménez lidera una apuesta de entretenimiento y eventos para la comunidad drag pionera en el país, OhMyDrag!

“El objetivo siempre fue brindar un lugar seguro para fortalecer no solo la cultura drag (que exagera los rasgos femeninos) en Colombia, que identificamos no cuenta con una oferta de servicios tan amplia, sino darle un espacio de identidad y expresión a toda la comunidad”, indica. “Vimos que otros países de Latinoamérica estaban recibiendo a drag queens de talla mundial en una serie de fiestas y decidimos hacer lo mismo”. Ya son diez los eventos que su empresa ha realizado entre Bogotá, Medellín y Cali, además de los espacios de capacitación e integración que complementan su propuesta.

Le puede interesar: Victoria Tirado, una conductora trans de Uber

Como Prisma, la empresa de Jiménez, hay más de 100 que han recibido el apoyo de la Cámara. Algunas han aprovechado la orientación de la asociación para encaminar su negocio a responder a necesidades específicas de esta población, que se estima es de más de 3,3 millones de personas en Colombia. Un colectivo cuyo poder adquisitivo supera los US$10,6 millones anuales.

Proudly Weddings y Zandan son un ejemplo de ello. Se gestaron al concebir a la comunidad LGBT como un segmento de mercado abierto a ser explorado y ahora son dos negocios consolidados con éxito. Proudly, especializado en el diseño y la ejecución de bodas igualitarias, surgió incluso antes de que estas se legalizaran en el país. “Miramos lo que estaba pasando a nivel mundial y sabíamos que eventualmente llegaría a Colombia. Quisimos estar preparados para atender ese nicho y nos capacitamos como la primera empresa de bodas LGBT, aunque no pertenezcamos a la comunidad”, cuenta Juanita Suzunaga, quien fundó dicha marca junto a su esposo.

“Además de convertirnos en aliados estratégicos heterosexuales, al ver la diversidad como una oportunidad de competitividad comercial, luchamos por el amor, por crear espacios libres de discriminación y por los derechos LGBT”, comenta Suzunaga, resaltando el papel que jugó la Cámara a la hora de incursionar en este nuevo mercado.

Por otro lado, Daniel Uyazán, director creativo de Zandan, una marca que busca democratizar la moda en la zapatería, normalmente pensada desde un esquema de géneros tradicionales, se cansó de escuchar la misma pregunta en las entrevistas de trabajo: “¿Usted es gay?”. El joven de 26 años decidió emprender al identificar una oportunidad de negocio en la dificultad que tienen, por ejemplo, las mujeres trans para encontrar productos de calzado y marroquinería que reflejen su identidad pero que también se adapten a su antropometría y ergonomía.

“Somos un medio de equidad e inclusión a través del diseño. Cuando comencé a desarrollar la idea me preguntaban ‘¿Usted lo que quiere es hacer zapatos para maricas?’. Yo respondía que aquí todos son bienvenidos. No hay etiquetas ni prejuicios, pero sí la respuesta a una necesidad que surge de una idea simple: somos diversos”, manifiesta Uyazán.

La Cámara de Comercio LGBT, dirigida a fortalecer y empoderar económica y socialmente a esta comunidad en el país, además de potenciar los negocios enfocados en dicha población, apoya a emprendedores pertenecientes al colectivo y a empresas que trabajen temas de diversidad desde el talento humano y la inclusión.

Entre sus estrategias está el programa Talento Diverso, concebido junto a la embajada de EE. UU. y el Centro Nacional de Consultoría, el primer programa de empleabilidad con enfoque diferencial LGBT que busca atacar las brechas a las que se enfrenta esta comunidad a la hora de acceder a cargos de alto rango o incluso a oportunidades laborales. De hecho, a pesar de que el país cuenta con una Ley Antidiscriminación desde 2011, hoy en Colombia solo cuatro de cada 100 mujeres trans acceden a un contrato laboral formal.

“Todo esto le da a la Cámara de Comercio LGBT una agenda de trabajo repleta de oportunidades desde la perspectiva comercial y de retos desde la laboral”, cuenta Cárdenas, presidente de la agremiación. Como respuesta al panorama, llega el 1° y 2 de noviembre la quinta edición de WeTrade, esta vez no como una cumbre cerrada, sino como la primera feria de oportunidades y negocios diversos gratuita y abierta al público en América Latina.

En el encuentro, que tendrá lugar en el centro de convenciones Ágora, en Bogotá, habrá más de 45 expositores de sectores como salud y cuidado personal, finanzas, servicios profesionales, industrias culturales y de economía naranja, y turismo, los más protagónicos dentro de las dinámicas del mercado LGBT. A su vez, tendrá un bazar de empleo y de acceso a becas de estudios, así como espacios de networking y quince conferencistas que ofrecerán una variada oferta académica.

Para Alejandro Sarasti, cuyo emprendimiento, Muebles&Co, contó con la asesoría de la Cámara, esta feria “es una forma de que Colombia comience a salir del clóset y de contarle a la sociedad que hay empresarios y empresas no necesariamente LGBT que apoyan la diversidad y la inclusión, y que esto significa también mayor competitividad, innovación y proyección para ellos y para la economía del país”.