La multiculturalidad, una respuesta a la guerra

AIESEC es una ONG avalada por la UNESCO que busca incentivar el liderazgo en jóvenes de todo el mundo a partir de experiencias de intercambio en 128 países. En Colombia está hace 60 años, con trabajo social en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

Pixabay

“Nosotros queremos que los jóvenes pasen de querer hacer a hacer. Más que quejarse y no hacer nada por su país o por el mundo, queremos brindar experiencias y creemos que desde pequeñas acciones, a futuro, se puede cambiar el mundo”, explica  Juliana García Franco, comunicadora de AIESEC, una ONG que busca conectar culturas y países a través de intercambios de trabajo social en 128 países donde tiene presencia.

“Varias personas, de diversos países europeos se juntaron, partiendo de la idea de que una guerra se forma por el desconocimiento de las demás culturas. Por ello surge AIECEC, para que muchas personas puedan conocer otras culturas y evitar una Tercera Guerra mundial”, indica García al referirse a los orígenes de la organización, que está hace 60 años en Colombia y que tiene presencia en otros 128 países.

Actualmente, esta organización que cuenta con 80 mil voluntarios a nivel mundial tiene como objetivo “la paz y el pleno desarrollo del potencial humano. Creemos que el hecho de hacer pequeñas acciones va a lograr un impacto significativo en el mundo”, señala García.

Para lograr esto, la organización ofrece tres modalidades de intercambio: voluntariado social (de seis a ocho semanas), práctica profesional en otro país (seis meses a un año) y experiencia emprendedora (tres meses).

Actualmente, por año logra movilizar en el país a 5.000 extranjeros que han contribuido con el desarrollo y el trabajo de diferentes organizaciones. “En Colombia estamos presentes en 22 ciudades con más de 2.200 voluntarios a nivel nacional y presencia en más de 160 universidades del país”, aclara la comunicadora.

Además, esta organización busca trabajar para mejorar la imagen que se tiene en el extranjero del país, a partir de las experiencias que los visitantes logran adquirir en las diferentes ciudades de Colombia y las que aportan quienes viajan desde acá. “Hemos trabajado con practicantes del SENA que nunca han salido del país y que nunca han montado en un avión para que tengan la oportunidad de hacer intercambios en Brasil, México o Perú”, resalta Giraldo.

A pesar de todo su trabajo, globalmente avalado por la UNESCO, buscan mayor apoyo por parte de organizaciones que se quieran vincular a la iniciativa, así como de jóvenes entre 18 y 30 años que quieran adquirir dichas experiencias. “Confiamos que la juventud es la clave para un mejor futuro. Mediante le liderazgo se pueden cambiar muchas cosas”, reseña por último la representante.