La ONU y la OEA rechazan ataque a misión humanitaria en Tumaco

Por medio de un comunicado, la organización explicó lo sucedido en la vereda El Tandil el domingo y aseguró que confían en que el Gobierno tomará las medidas necesarias para que tales incidentes no se vuelvan a producir.

Una Misión de Verificación de la ONU fue atacada el domingo 8 de octubre en Tumaco (Nariño). Sonia Cifuentes - Asociación Minga

Ante los hechos sucedidos el domingo 8 de octubre en Tumaco (Nariño), la Misión de Verificación de la ONU, la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos (MAPP-OEA) explicaron, por medio de un comunicado, que jamás dejaron de comunicarse con los altos mandos de la Fuerza Pública de la vereda El Tandil, a donde una misión humanitaria se dirigía para aclarar las circunstancias de la masacre ocurrida el 5 de octubre en la zona, donde seis campesinos murieron.

Aseguraron que los miembros de la misión "no ejercieron cualquier tipo de acción que justifique una respuesta violenta de la Fuerza Pública. La Misión de Verificación de la ONU y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos manifiestan su rechazo a la agresión de que fueron víctimas las organizaciones e instituciones presentes y confían que el Gobierno tomará todas las medidas necesarias". 

La ONU explicó que la misión humanitaria estaba integrada por la Gobernación de Nariño, Personería de Tumaco, Diócesis de Tumaco, Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, Misión de Verificación y Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de los Estados Americanos.

Para mayor seguridad, la Gobernación de Nariño informó a las autoridades sobre su objetivo. "Desde Tumaco, la Misión realizó todas las comunicaciones pertinentes para dirigirse al lugar. Luego de contar con las autorizaciones, se trasladó a la zona de los hechos, desplazándose en vehículos durante 40 minutos, en lancha 40 minutos, camioneta 30 minutos y caminando 30 minutos, siempre exhibiendo los distintivos de visibilidad. Al llegar al lugar de El Playón, se encontró que en la zona ya había organizaciones de derechos humanos, periodistas e indígenas Awá", narró la organización.

En la vereda El Tandil, unos representantes de dichas entidades hablaron con quien se presentó como Capitán de la Policía Antinarcóticos y no tenía identificación, según ellos. En el texto, la ONU añade que algunos Policías tenían sus rostros cubiertos. A pesar de los contratiempos recibieron el aval para seguir con su objetivo en la zona. 

"En medio del recorrido la delegación fue atacada por miembros del ESMAD y de la Policía Antinarcóticos con una bomba de aturdimiento a las 14:20 horas. Los integrantes gritaron para identificarse, mientras hacían esto, otra bomba de aturdimiento les fue lanzada a las 14:22 horas. En ese momento la delegación retrocedió, cuando cayeron otras dos bombas de aturdimiento, a las 14:23 y 14:24, respectivamente, una de ellas estuvo a punto de impactar sobre algunas personas, durante este tiempo también fueron escuchados disparos y además fue utilizado algún tipo de gas", contó la ONU. 

Tras estos hechos, la comitiva se dirigió hacía el Capitán para solicitar que frenaran la acción, explicándole que se trataba de la delegación que él había autorizado. "Una vez que regresó la totalidad de la delegación, la Misión se retiró hacia la vereda El Tandil. En el camino, representantes de la Misión hablaron nuevamente con los dos capitanes del Ejército Nacional sobre lo ocurrido. Más adelante, conversó con pobladores para escuchar algunas de sus impresiones sobre los hechos ocurridos el 5 de octubre. Finalmente, la Misión se retiró de la zona en dirección a Tumaco", concluyó el comunicado.