Cartagena se inundó por el huracán... y por no tener drenaje pluvial

Noticias destacadas de Nacional

Desde 2008, en la capital de Bolívar se habla de la intervención a las redes de alcantarillado y los canales pluviales, lo que evitaría que la ciudad se inunde cada vez que llueve. Con el paso del huracán Iota y la ola invernal los problemas salieron a flote.

En Cartagena llevan más de una década trabajando en el Plan de Drenaje Pluvial, y los avances son mínimos. Los efectos de no haberlo implementado, eso sí, han sido bastantes y alarmantes. La temporada de lluvias y los coletazos tras el paso del huracán Iota tienen a la capital de Bolívar en calamidad pública con inundaciones y emergencias en el 70 % de la ciudad. Tanta es la demora, que ya la Procuraduría les puso la lupa a las gestiones que se adelantan desde el Distrito, pues aseguran que no hay un compromiso con el tema, y hasta el presidente Iván Duque insistió en la necesidad de ejecutar las obras en los canales y acelerar la licitación de los contratos.

La idea del Plan Maestro surgió en la década de los 80, con el objetivo de establecer una ruta que permitiera un manejo controlado de los cuerpos de agua en la ciudad en eventos lluviosos o de mareas altas, teniendo en cuenta que Cartagena tiene una topografía plana que es atravesada por arroyos canalizados, característica que hace que la ciudad sea mucho más propensa a las inundaciones. Para lograr ese objetivo, durante la administración de Judith Pinedo en 2008 se planeó la intervención de 70 canales, la construcción de uno nuevo y la creación de reservorios de agua, embalses y zonas verdes. Entre los barrios con problemas de inundación se identificaron San Francisco, Olaya Herrera, Policarpa, Alameda y La Victoria. Sin embargo, el proyecto quedó solo en el papel.

En 2017, por ejemplo, el entonces alcalde Manuel Vicente Duque llegó a un acuerdo con la Empresa de Desarrollo Urbano de Bolívar (Edurbe) para que llevara a cabo el Plan con un presupuesto de $1,5 billones. Sin embargo, el Tribunal Administrativo de Bolívar canceló el acuerdo durante el período en que estuvo Yolanda Wong como alcaldesa de Cartagena, pues según la entidad, el proyecto carecía de los requerimientos para comprometer vigencias futuras y no respetaba el marco fiscal a mediano plazo.

También le puede interesar: Identifican a pareja que murió tras ser arrastrada por arroyo en Cartagena

Sin la consolidación y puesta en marcha del Plan, las comunidades en los barrios siguieron padeciendo las consecuencias de la falta de gestión. Los problemas volvieron a quedar en evidencia el fin de semana pasado por cuenta de las inundaciones y los estragos tras el paso del huracán Iota por el Caribe. Sectores como Olaya Herrera y Policarpa -identificados como barrios de riesgo en el Plan Maestro- registraron emergencias gravísimas dejando a cientos de personas damnificadas y a muchas familias que perdieron casi todo. “No nos dio tiempo de recoger nada y muchas cosas se mojaron: las neveras, colchones, abanicos. Estamos hablando de más de 400 familias afectadas”, cuenta Alfredo Barrios, líder comunal del sector La Puntilla, en Olaya Herrera.

El problema ya había sido advertido el 20 de marzo por la Procuraduría Ambiental de Cartagena, que en reunión con el alcalde William Dau concluyó que el Plan de Drenajes Pluviales era la solución integral al tema de las inundaciones. Mayelis Chamorro, procuradora 03 Judicial II de la capital de Bolívar, explicó que desde entonces han venido exigiendo una ruta clara de los avances y compromisos que se pactaron en dicha reunión. “Lo que quedó sobre la mesa fue que no existe o no se conoce un proyecto de ampliación del sistema de alcantarillado y el Plan no se ha terminado de diseñar y menos de implementar. El alcalde, con su equipo de trabajo, se comprometió a analizar la situación e iba a presentar concretamente a la Procuraduría unos compromisos para los macroproyectos. Pero las respuestas son muy escuetas, me dicen que me van a entregar un cronograma de trabajo que nunca recibo”, asegura Chamorro.

La Procuraduría también ha recomendado revisar el Plan, ya que han pasado 12 años desde que se propuso y se hace necesario replantear las soluciones para acomodarse a las necesidades de una ciudad que ciertamente ha cambiado y crecido durante estos años. “Ni siquiera la actualización del Plan está sobre la mesa. Me quedé esperando el pronunciamiento del Distrito. Lo que se esperaba era que el Distrito dijera: esto lo voy hacer de esta forma y en estas etapas. Nosotros seguimos recibiendo denuncias de las comunidades, sobre todo en el barrio Olaya Herrera, que es donde terminan todos los canales de la ciudad”, agrega Chamorro.

También le puede interesar: Declaran calamidad pública en Cartagena de Indias por tormenta tropical Iota

Para Fernando Niño, concejal y presidente de la Comisión de Presupuestos, se trata de una situación que desde el Concejo había sido advertida a la administración “diciéndole que en estos momentos lo que requiere la ciudad es una ampliación, mejoramiento e inversión en todo el sistema que busque mejorar el acueducto y alcantarillado, y todo el tema de los canales”.

Desde otros sectores señalan que el problema va más allá de aumentar el caudal de los canales o de construir unos nuevos. “Necesitamos salir del paradigma que solamente es con canales. Hay que implementar en los barrios techos verdes y jardines de lluvias, sobre todo en las partes altas y medias”, explica Mauro Maza, profesor del programa de ingeniería civil de la Universidad Tecnológica de Bolívar.

La respuesta por parte del Distrito no es clara. Hasta el momento no tienen un dato estimado del dinero necesario para costear el Plan de Drenajes Pluviales. Lo que sí es claro es que la responsabilidad del manejo de los recursos está dividida entre la Secretaría de Infraestructura y la Oficina de Valorización. Para Javier Moreno, director de la Oficina de Valorización de Cartagena, el Plan es un tema que no se solucionará prontamente. “La primera fase del Plan, que son 26 canales, cuesta aproximadamente $1 billón. En mi oficina solo hay $7.644 millones para cuatro años de gobierno”, dice Moreno.

Desde la Secretaría de Infraestructura aseguran que los estudios sobre el Plan de Drenajes serán revisados y ajustados para avanzar en temas de contratación. La primera fase, explica el secretario de infraestructura, Luis Villadiego, será de mitigación, se construirán cinco cajas de alcantarillado en el canal de Matute y reconstruirán un tramo del canal del barrio El Campestre; en estas dos intervenciones se prevé un gasto de $5.200 millones, de los cuales $3.120 millones los aporta el Ministerio de Vivienda y $2.080 corresponden a regalías.

A su turno, el Gobierno Nacional se comprometió a girar $500 mil millones para Cartagena y Bolívar, como apoyo tras las afectaciones por las lluvias. “Se priorizaron dos canales, de los 26 que hay. El objetivo es trabajar en las partes más críticas. Ahí se gestionó un presupuesto de $156.000 millones para intervenir los canales. De esos $156.000 millones, la nación se comprometió a poner el 60 % y el Distrito el 40 %”, detalla el director de la Oficina de Valorización.

Comparte en redes: