Los medios de comunicación en las presidenciales

Tras las declaraciones entregadas a este periódico por el periodista Juan Gossaín, quien cuestionó el cubrimiento dado por sus colegas a las elecciones, consultó a directores de cinco medios sobre su percepción acerca del papel de los comunicadores en la contienda electoral.

No creo en la objetividad, creo en la honestidad”: Arizmendi

Están parcializados los medios de comunicación en las presidenciales?
No me gusta generalizar, no se puede decir que los medios no informan con imparcialidad porque, ¿a cuáles medios se refiere? Hay que conocer las estructuras de los medios. Caracol tiene un servicio informativo con rigurosos estándares de cubrimientos de la campaña presidencial, dirigido por Diana Calderón. En el caso de los programas, cada uno tiene su filosofía, el nuestro no es un noticiero, las noticias puras y duras se dan en los boletines del servicio informativo, en el resto del espacio de este magazín se da información, se editorializa, se toma partido frente a muchos temas. Esa es la naturaleza del programa.

Muchos dirán que los programas deberían ser objetivos…
No, el programa no está para que sea objetivo, para darles oportunidad a diversos sectores de que opinen. Que eso no es objetividad, es que no creo en la objetividad, creo en la honestidad. Es más importante que el oyente sepa que este espacio tiene una orientación ideológicamente abierta, al final tomará partido con lo que se expone.

¿Hay medios que saldrán heridos de esta campaña en su credibilidad?
No. Hay gente que se molesta pero eso pasa, los medios no somos solamente políticos ni trabajamos solamente en la campaña. La credibilidad se conquista a lo largo de muchos años y muchos procesos.


“Como colectivo, este es un oficio arrogante”: Ruiz

¿Han tomado partido los medios de comunicación en esta campaña?
No me siento aludida cuando se habla de manejos parciales o sesgados. Hay que tener diferencias claras: uno es el medio, otro el director, otro el reportero y los periodistas de opinión. La labor del director es manejar todas las voces y todas las opiniones, otra cosa son los periodistas de opinión, que están llamados a opinar sobre un candidato y en muchos casos a decir por quién consideran que se debe votar, eso se ha hecho no solo en esta campaña, sino en todas.

¿La polarización en esta oportunidad es mayor y a eso se debe el ataque a los medios?
Polarización la ha habido siempre. El ingrediente adicional que ha tenido esta campaña es el gran debate que hay en las redes sociales, un debate natural en una parte y cargado y generado por las campañas políticas por otra. Como medio no tenemos candidato y hemos hecho un cubrimiento que tratamos de que sea ecuánime. Hemos hecho un trabajo equilibrado en el cubrimiento informativo y dado cabida al periodismo de opinión, que es válido.

¿Saldrán algunos medios damnificados?
En las campañas hay polarización, es la esencia de las mismas y a veces se nos olvida, se nos olvida la campaña Samper-Pastrana, por ejemplo, donde pasaron muchas cosas. Tal vez esta es la primera en que hay tal nivel de participación de la gente a través de las redes sociales. No es nuevo que los diferentes medios tengan distintas políticas editoriales, que uno las comparta o no eso es otra cosa. Son calenturas que se van dando cíclicamente, en la campaña de Samper se habló de conspiradores, donde involucraron a periodistas, por darle un ejemplo. Puede haber damnificados o no, ese es otro problema, cada quien toma la decisión que cree.

Otro de los temas sobre la mesa es la falta de autocrítica de los periodistas. ¿Usted lo ve así?
Los periodistas rondamos a todo el mundo, ¿pero a nosotros quién nos ronda? Es importante que nos miremos hacia adentro. Como colectivo, este es un oficio arrogante y es bueno que nos miremos también.

 

“No nos estamos revolcando en el fango de la política”: Dávila

Cómo ha recibido las críticas a los medios sobre el cubrimiento a estas elecciones?
Uno tiene que ser autocrítico, seguramente no estamos haciendo un trabajo perfecto, pero uno actúa de buena fe, no lo hace para afectar a nadie. La forma como están viendo a los medios corresponde a la polarización que hay en el país.

¿Ha habido falta de imparcialidad de los medios en esta campaña en particular?
He tratado de ser lo más imparcial posible, lo que pasa es que en medio de una campaña que ha tenido como protagonistas la judicialización, donde se han peleado abiertamente los candidatos, hay un ex presidente que tuitea constantemente, los periodistas quedamos en el medio y por eso nos critican tanto. Pero no se puede descalificar a todos los periodistas de tajo, hemos cometido errores pero que todo lo hayamos hecho mal y que somos el peor periodismo del planeta eso no es verdad.

¿Cuáles son los errores que se han cometido?
Debimos darle trascendencia no sólo a un hecho, debimos indagar más de otro en medio de la campaña. Pero ahí a que uno defina: es que me voy a regalar a éste o al otro, o es que me voy a revolcar en el fango de la política como dice Juan Gossaín, no creo. Lo respeto mucho, es mi maestro, pero mirar esto en blanco y negro, y decir que el periodismo es la peor porquería del planeta no es justo con una profesión que es tan sacrificada en Colombia, generalizar no es adecuado.

¿Le ha faltado autocrítica a los periodistas?
Sí, es cierto. Nos falta cuestionarnos más, sentarnos con los pies en la tierra para mirar qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal. Pero de ahí a que todo lo que hagamos esté mal y que todos los periodistas de Colombia estén revolcándose en el fango, eso es otra cosa. No es buena la generalización, uno esperaría que si Juan tiene una crítica constructiva le pusiera cara y no una generalización donde todos quedan en el mismo saco.


‘Algunos medios tomaron partido’: Morales

¿Siente que en los medios estamos parcializados hacia una u otra campaña?
No se puede generalizar ni en lo bueno ni en lo malo, siento que Juan dice cosas importantes en las que tiene razón y que merecen una reflexión, pero no hay ningún sector menos autocrítico en Colombia que el de los periodistas y el de los medios de comunicación. Aquí por asuntos de egos la capacidad autocrítica es nula. Algunos medios descaradamente tomaron partido, no me doy por aludido, tengo la conciencia tranquila, además él dice que no oye radio y eso marca una diferencia importante.

¿Por qué algunos medios decidieron tomar partido?
No lo sé, sólo falta revisar algunos, pero no quisiera pelear porque los medios creen que cualquier crítica es personal. Sería bueno que existiera un foro académico para mirar en detalle cómo aquí de una manera más o menos abierta algunos se matricularon abiertamente en una campaña.

¿Le parece que se está atacando a los medios?
Sí, creo que en el campo de la batalla política quedan muchos heridos periodísticos, por cuenta de la matrícula con unas campañas.

¿Es posible ser totalmente imparcial?
La objetividad es una utopía y no aspiro a eso, sólo estoy apelando a unos rigores de neutralidad y equilibrio que se han violado de una manera grotesca.
En las campañas hay polarización, es la esencia de las mismas y a veces se nos olvida, se nos olvida la campaña Samper-Pastrana, por ejemplo, donde pasaron muchas cosas. Tal vez esta es la primera en que hay tal nivel de participación de la gente a través de las redes sociales. No es nuevo que los diferentes medios tengan distintas políticas editoriales, que uno las comparta o no eso es otra cosa. Son calenturas que se van dando cíclicamente, en la campaña de Samper se habló de conspiradores, donde involucraron a periodistas, por darle un ejemplo. Puede haber damnificados o no, ese es otro problema, cada quien toma la decisión que cree.