Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas

'A los opositores de LGBTI no les gusta la igualdad'

Después de que el Senado hundiera el polémico proyecto de matrimonio igualitario; Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, habla de la oposición que desde el principio generó la iniciativa.

Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa. / Archivo- El Espectador
Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa. / Archivo- El Espectador

Con 51 votos en contra y 17 a favor, y en medio de un ambiente caldeado, el Senado le dio el no definitivo al proyecto de ley que pretendía reglamentar el matrimonio igualitario. La polémica iniciativa presentada por el congresista Armando Benedetti despertó todo tipo de reacciones como la del senador conservador Roberto Gerlein quien afirmó el martes que “el sexo entre homosexuales es escatológico y con fines recreativos”.

Frente a la Corporación varias organizaciones a favor de los derechos de la comunidad LGBTI, manifestaron su rechazo a la decisión de los legisladores. En diálogo con El Espectador, Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, manifestó que en el debate del Congreso primaron las opiniones personales y no los derechos de los homosexuales.

¿Por qué hay tanta oposición al matrimonio igualitario?

Básicamente por desconocimiento. Primero, creo que hay mucha desinformación. Los opositores quieren meter el tema de la adopción en medio cuando esto no tiene nada que ver con la adopción, entre otras razones porque en Colombia los requisitos para adoptar son ser soltero, estar casado o vivir en unión libre. Nosotros cumplimos el de ser solteros y como tal podemos adoptar. No se va abrir puerta a la adopción porque la puerta ya está abierta.

Segundo, parece que a los opositores no les gusta la igualdad. Los senadores y representantes quieren defender a una sociedad donde haya figuras legales exclusivas para un grupo pero el modelo de sociedad que perseguimos es un modelo donde los derechos sean para todos, no que unos pocos tengan los privilegios. El único argumento jurídico que esgrimen es el artículo 42 de la Constitución al que ellos le hacen oídos sordos y no quieren escuchar que la Corte es el intérprete autorizado. En lugar de dar un debate sobre el tema de derechos lo que hacen es cuestionar a la Corte y olvidan su independencia judicial.

El senador Roberto Gerlein dijo ayer que el matrimonio gay es “escatológico y con fines recreativos ¿Cómo entiende usted esta postura?

A mí me parecen irrelevantes esas opiniones personales. Aquí el debate por los derechos de los homosexuales es jurídico y constitucional. Él no dio ningún argumento jurídico que valga la pena discutir seriamente. Centrar el debate en unas declaraciones personales e insultos no vale la pena porque le resta seriedad que merece esta esta discusión sobre los derechos de unos ciudadanos. Creo que el objetivo de Gerlein es desviar hacia el chiste banal.

Ahora que se hundió el proyecto de ley, sabemos que a partir del 20 de junio los notarios y jueces civiles tendrán que garantizarle a las parejas de mismo sexo la ratificación del vínculo jurídico. Algunos han propuesto que a esa figura se le llame ‘vínculo marital’ en vez de matrimonio gay. Usted en algún momento dijo que esta medida es discriminatoria, ¿por qué?

Primero, el matrimonio gay no existe. El único que existe es el civil. Lo que se está buscando es que se extienda la figura a las parejas del mismo sexo. Tiene unos problemas legales porque los temas de familia son de orden público, eso quiere decir que no se regulan con contratos privados hechos entre dos personas. El único contrato que regula asuntos de familia se llama matrimonio. Mientras el Congreso no cree una figura distinta que es el único autorizado para crear figuras legales, hay que usar por analogía el matrimonio.
Por esto, los notarios no pueden inventarse esa figura. Finalmente lo que está pasando es que se inventan una nueva figura legal para evitar que usemos el matrimonio. Esa es la única razón. De hecho, esa figura legal tiene los mismos procedimientos del matrimonio, los mismos impedimentos y requisitos, pero no se llama matrimonio. De ahí un principio del derecho que dice que no se justifica crear una misma figura con las mismas características si ya existe.

Francia pasó por un camino tortuoso para aprobar la ley que ahora les permite a los homosexuales casarse y tener hijos. ¿Se parece en algo este caso al de Colombia?

Definitivamente. Me parece muy bueno que en Francia ya hayan aprobado el matrimonio. En el 1998 aprobaron los pactos de unión civil y decían que era la solución más maravillosa del mundo, que debíamos seguir a este país. Lo que se demuestra con la aprobación del matrimonio es que esa figura fue insuficiente, era una figura de segunda. Fue una estrategia conservadora para atrasar la igualdad. Además es una figura que puede existir y seguirá existiendo como opción. Es decir, si existe el pacto de unión civil y el matrimonio yo puedo optar por uno u otro. En cambio en Colombia no.

El ejemplo de Francia, parece mostrar que una reforma así trae más polarización para el país ¿Cuáles son los efectos a largo de plazo de esta reforma, que en Francia se considera tan importante como la abolición de la pena de muerte?

No es la reforma en sí misma la que crea la polarización. Es el discurso de odio frente a nosotros. No creo que sea la reforma la que trae esos ataques homofóbicos. Es justo la gente que se opone. Yo quiero llamar la atención de congresistas para que revisen las formas y las palabras con las cuales se refieren a la comunidad LGBTI. Si una persona con autoridad pública habla de que somos enfermos, que somos degenerados, somos incompatibles para el amor, eso les da muchas herramientas a personas en la calle para que nos golpeen. Esos discursos deslegitiman nuestra posición como ciudadanos.

Desde la perspectiva de los derechos humanos de los homosexuales, ¿por qué es necesario el matrimonio gay?

Porque es el único contrato que en el derecho internacional privado es comparable. Porque es un derecho humano, es una forma de reconocer familia a través del matrimonio.

La comunidad LGBTI ha ganado espacios y derechos gracias a sentencias de la Corte Constitucional. Así como ya gozan de algunos derechos, ¿qué deberes han asumido?

Cuando hemos asumido los derechos para parejas del mismo sexo hemos asumido deberes porque debemos responder por un patrimonio, tenemos que responder por la dignidad y la integridad de nuestra pareja, respondemos por la convivencia, tenemos que responder ante las EPS y fondos de pensión, tenemos el deber de no contratar en la función pública entre nosotros. Lo raro es que al tener los mismos deberes no tengamos los mismos derechos.