Con machete en mano, habitantes de un barrio en Barranquilla rechazan inseguridad