Esta es la enfermedad que arrasa cultivos de cítricos en Magdalena

De 1700 hectáreas de cultivos de limón en el municipio de Ciénega, 1500 se han visto afectadas. Las autoridades locales han pedido al Ministerio de Agricultura que atienda la crisis.

Cortesía ICA

Agricultores y campesinos del municipio de Ciénaga lanzaron un SOS al gobierno del presidente Iván Duque para que, a través del Ministerio de Agricultura, tome medidas para superar la crisis que está ocasionando la enfermedad Huanglongbing, generada por bacterias, que afecta de manera dramática el cultivo del limón.

El líder campesino Pedro Echeverri, dijo a El Espectador, que la afectación por este mal ya ha impactado la economía de la región, pues una vasta área cultivada en los sectores de La Aguja y Sevillano ha tenido una baja en la producción de hasta un 70 %. Las autoridades locales, y en específico la Secretaría de Infraestructura de Ciénega, aún no ha entregado un balance de la situación.

La enfermedad, también conocida como HLB, Dragón Amarillo y enfermedad “sin cura”, es un agente infeccioso que ataca y destruye los arboles de cítricos, haciendo que la fruta producida sea amarga y con anomalías en su tamaño y forma. En Ciénaga el cultivo más afectado es el limón. Según estadísticas, la enfermedad afecta el 30 % de la producción mundial de cítricos.

El concejal de Ciénaga Fabián Arévalo Badillo asegura que ya son 1.500 hectáreas, de unas 1.700 cultivadas, las afectadas, generando pérdidas económicas a unos 700 campesinos que dependen de este tipo de cultivos.

“He propuesto citar a la corporación, a quien coordina Corpoica que hoy llaman Agrosabia, al director del ICA Departamental y al coordinador de agricultura municipal, Luis Olivella Mojica. Ellos son los actores que deben llevar la voz de esta problemática al Gobierno Nacional, por que sin duda lo que se viene para todos estos campesinos son días de miseria ante la falta de trabajo", sostuvo Arévalo.

Para Echeverri, lo más dramático es que mientras la bacteria ataca, no hay una sola acción de ayuda ni hay asistencia técnica. “Esa bacteria tiene la característica de que ataca un árbol y cuando lo ve muerto (color amarillo) salta a otro, y así avanza su misión destructora Ya son más de 1.500 hectáreas que no producen nada”, dice con angustia.