“Fuimos a comprar pizza”: padres de niña asesinada en Santa Marta

La menor fue apuñalada en su casa, sin que hasta ahora se tenga claridad de los hechos. Sami Pérez, padre de la víctima, asegura que salió a comprar comida porque sus hijos tenían hambre.

Samir Pérez, padre de la menor asesinada. / Foto: José Puente - El Heraldo

Santa Marta está consternada por el asesinato de una niña de 10 años en su propia casa. La menor fue encontrada en la madrugada de este domingo con varias puñaladas en su cuerpo. Samir Pérez, padre de la menor, habló con El Heraldo y relató cómo fueron los últimos momentos con su hija. (Lea aquí: Niña de diez años fue asesinada a puñaladas en Santa Marta)

El hombre aseguró al diario que salió de la casa hacia la 1:30a.m., junto a su esposa, porque sus hijos se habían ido a la cama sin comer y tenían hambre. La pareja salió a comprar una pizza. “Nos demoramos como 40 minutos. Cuando regresamos nos encontramos con Paola muerta, en un charco de sangre”, afirmó Pérez a El Heraldo.

Lea: Capturan a presunto asesino de niña de diez años en Santa Marta

Desesperado, el padre corrió para avisarle a los vecinos, quienes intentaron llevar a la menor a un puesto de salud, pero la niña  ya había perdido la vida. Nathaly Paola cursaba quinto de primaria y era la mayor de dos hermanos. “Si es que alguien me quiere hacer daño, la verdad es que no sé por qué, ni quién”, concluyó Pérez.

Por su parte, el tío de la niña, Carlos Pérez, expresó: “que la muerte de mi sobrina no quede impune y que algo así no vuelva a ocurrir, ni aquí ni en cualquier lado de Santa Marta”.

De acuerdo con la información preliminar de la Policía, el agresor ingresó por una ventana de la humilde vivienda, donde dormía la niña junto a su hermanito de 6 años. Las autoridades ofrecen una recompensa de 30 millones a quien suministre información que conduzca al esclarecimiento del crimen. El cuerpo de la menor fue trasladado a Medicina Legal, que establecerá con precisión las circunstancias de su muerte.

últimas noticias

En Santa Marta no hay cama pa’ tanto preso