La magnitud del invierno en la sabana de Bogotá