Maltrato a niños en Ibagué: los amarraban 'por protocolo médico, no para torturarlos'

Lorena Lozano, una de las 10 personas de la Fundación Peces Vivos capturadas por el caso, dijo que las medidas eran necesarias porque los niños sufren esquizofrenia, tendencias suicidas o trastornos sexuales compulsivos.

Olga Lucía Garzón

Diez funcionarios de la fundación Peces Vivos, de Ibagué, fueron capturados por presuntamente torturar física y psicológicamente a menores con discapacidad mental. En medio de la audiencia que se desarrolla en esa ciudad, la funcionaria Lorena Lozano negó que a los menores se les torturara, pero reconoció que los menores sí eran amarrados a sus camas, pero por protocolos médicos permitidos en este tipo de instituciones. (Leer Así era la "casa del terror", donde torturaban a niños con discapacidad en Ibagué).

Según informa Caracol Radio, la auxiliar administrativa explicó que Peces Vivos es la única fundación especializada que existe en el departamento del Tolima para atender a menores con problemas siquiátricos. Dijo que muchos de los niños que atendían tenían patologías como esquizofrenia, tendencias suicidas o trastornos sexuales compulsivos, razón por la cual era necesario amarrarlos para que no se hicieran daño a sí mismos o a otras personas.

Sin embargo, la Fiscalía informó que, de acuerdo a una investigación "fueron múltiples los abusos y maltratos a los que habrían sido sometidos los menores en situación de discapacidad”.

En una rueda prensa, el fiscal delegado para la violencia contra los niños y niñas, Mario Gómez, comentó que los diez capturados “son empleados de una fundación prestadora de supuestos servicios de atención a menores con discapacidad mental psicosocial", que es "operadora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y funciona en la modalidad de internado".

Dichos funcionarios que fueron privados de la libertad fueron acusados de los delitos de tortura agravada en concurso homogéneo y sucesivo, concierto para delinquir y ocultamiento, alteración o destrucción de elementos de material probatorio; por lo que la Fiscalía pedirá "medida de aseguramiento en establecimiento carcelario".

Los menores de edad que eran atendidos en Peces Vivos fueron traslados a centros asistenciales de Ibagué para valorar sus condiciones de salud tras sufrir crisis de nervios, producto del maltrato que recibían. El lugar será cerrado mientras se adelanta la investigación.