¿Manifestantes o encapuchados? Versiones encontradas sobre accidente del gobernador de Boyacá

El conductor del bus asegura que encapuchados lo amenazaron. La periodista herida en el siniestro dice que no vio manifestantes. Las autoridades responsabilizan a los camioneros.

Son confusas las causas del grave accidente de tránsito ocurrido en la vía que de Tunja conduce a Duitama, en el que se vio involucrada la camioneta en la que viajaba el gobernador de Boyacá, Carlos Andrés Amaya Rodríguez, acompañado por su asistente, una periodista, su conductor y dos escoltas. Todos resultaron gravemente heridos.

El Ministerio de Defensa responsabilizó a los manifestantes del paro camionero del accidente. El ministro Luis Carlos Villegas dijo que el vehículo “fue rodeado de manera agresiva por los que estaban tirando piedra y el piso fue untado de aceite a propósito” por lo que no pudo frenar en seco el carro cuando vio al bus que iba delante, lo que ocasionó que se estrellaran contra el bus. (Lea: Mindefensa denuncia aumento de agresividad en protesta camionera)

Así lo apoyó la versión del director de Tránsito y Transporte de la Policía, general Ramiro Castrillón, quien también aludió el accidente a un ataque de los transportadores.

“La caravana donde iba el gobernador iba a reunirse con líderes del sector camionero y empresarios con el fin de buscar acercamientos, para evitar pacíficamente los bloqueos que se han presentado en Duitama y Sogamoso. Una persona arrojó una piedra contra el primer vehículo que iba en la caravana, el vehículo perdió el control y se estrelló”, indicó.

Estas versiones alertaron a la opinión pública y hasta el presidente Juan Manuel Santos anunció que debían ser militarizadas las vías que presentaban estos bloqueos de los camioneros para evitar otro ataque como este. 

Pero la versión del conductor apunta a que no fueron manifestantes. El conductor del bus de la empresa Los Libertadores, Héctor Avendaño, detalló a la FM que él transitaba por la vía cuando un grupo de encapuchados, más no manifestantes, se atravesaron y no le permitieron el paso. Detrás del grupo de vándalos, venían integrantes del Esmad que los estarían dispersando. Lo extraño sería que a las autoridades se les habría escapado el pequeño detalle de que no eran los transportadores sino un grupo de hombres encapuchados que se infiltraron y no tenían nada que ver con el paro camionero.

Con piedras en la mano, los encapuchados liderados por un joven que respondía al alias de “Porcelana” encerraron el bus - con aproximadamente 13 pasajeros – y amenazaron al conductor por lo que él lo apagó y se parqueó sobre la vía. Durante 30 minutos usaron el vehículo como escudo.

Relata que mientras los vándalos exigían a la Policía que se retirara del lugar para así ellos permitir el paso del bus, aparecieron las camionetas que movilizaban al gobernador de Boyacá hacia el sector de Higueras, Duitama, donde se reuniría con los representantes de los transportadores que se mantienen en paro.

Según la versión del conductor, ambos vehículos excedían la velocidad y fue allí cuando los encapuchados le lanzaron piedras a la camioneta que iba adelante, lo que provocó que esta perdiera el control y terminara volcada en la vía. A su vez, la segunda camioneta no pudo frenar por el reguero de piedras que había y terminó chocando fuertemente por detrás el bus que se encontraba estacionado.

“Lo que yo aseguró es que eran jóvenes vándalos porque los camioneros nunca se tapan para hacer manifestación, y le decían al que dirigía “Porcelana””, indicó.

Sin embargo, es otra cosa lo que dice la comunicadora Deisy Rodríguez, de 28 años, quien en diálogo con Blu Radio dijo que durante el recorrido no vio manifestantes ni sintió cuando supuestamente les fueron lanzadas piedras, únicamente recuerda que iban hablando cuando uno de ellos dijo: ¡Cuidado, cuidado! Y vio un bus atravesándose en la carretera pero cuando intentaron esquivarlo ya era tarde.

“En el recorrido hasta llegar al choque no sentimos nunca ese ataque, yo perdí el conocimiento en el momento del impacto, no menciono manifestantes porque no los vi, sé que no pudimos frenar pero no íbamos rápido”, indicó Deisy. Relato que desmentiría el supuesto ataque.

La mujer resultó con fractura en la cadera y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente el mismo martes en horas de la noche. Lastimosamente debe someterse a otra cirugía este miércoles para garantizarle una recuperación del sistema óseo correcto.

Entre tanto, el gobernador Amaya se encuentra hospitalizado en la clínica Medilaser con fracturas en la cadera, el brazo y una pierna. “1) Trauma Craneofacial Moderado, 2) Trauma de Tejidos Blandos con heridas múltiples en cara, 3) Fractura en brazo izquierdo a nivel de húmero proximal, 4) Luxofractura en cadera izquierda y 5) Fractura en rodilla izquierda con compromiso de platillo tibial. Durante su valoración, se descartó otro tipo de lesiones que llegaran a comprometer la vida o la integridad del Gobernador Amaya Rodríguez”, este fue el dictamen médico que emitió la clínica.

Por su parte, el Hospital San Rafael de Tunja informó que Andrea Buitrago, de 22 años, y quien es asistente del gobernador presenta trauma cráneo facial, fractura de olecranon izquierdo y politrauma de tejidos blandos; Francisco Mejía, jefe de seguridad de 30 años, presenta trauma craneoencefálico, neumoencéfalo frontal bilateral, fractura de techo de órbita bilateral; Francisco Javier Díaz, de 34 años, su escolta pudo ser dado de alta tras sufrir trauma de codo y de miembro inferior izquierdo.

La Clínica de los Andes señaló que el conductor Jaime Hernández Ramírez, de 36 años, sufrió laceraciones en el rostro, una herida en su oído, fractura del cúbito izquierdo y ruptura total del tendón del tercer dedo de la mano derecha.

El paro camionero ya cumple 36 días y mientras tanto, las autoridades deberán establecer la veracidad de las causas de este accidente y detener a los responsables.

Temas relacionados