La mayoría de cascos en Colombia no protegen a los motociclistas

Así lo reveló un estudio de la Corporación Fondo de Prevención Vial (CFPV).

Según la Corporación Fondo de Prevención Vial (CFPV) los motociclistas usan el casco porque es una medida obligatoria y no por la necesidad de protegerse en caso de un accidente vial, “los usuarios consideran mucho más importantes atributos como el diseño y el precio”.

Según la CFPV hay “una confluencia de fallas de mercado, del Estado y de la sociedad que se traduce en que los cascos que se venden en Colombia no protegen la seguridad de los motociclistas”.

Según la directora ejecutiva de la corporación Alexandra Rojas Lopera “este estudio evidencia que para cambiar la realidad no es suficiente expedir normas. Es necesario desarrollar todo el sistema de aseguramiento de unos mínimos de seguridad y eso incluye implementar laboratorios para hacer las pruebas, probar los productos, sacar del mercado los que no cumplan y realmente hacer que la regulación mejore la información al ciudadano y verdaderamente proteja su vida”.

Según la investigación los mejores cascos cuestan más, “pues los cascos que tuvieron un desempeño más alto tienen un precio promedio de 281 mil 212 pesos, precio muy superior al promedio de precio de compra nacional 70 mil. En el mismo sentido, los cascos con desempeño inferior tuvieron un precio promedio de 50 mil, valor más bajo que los promedios mencionados”.

El estudio asegura que en absorción de energía, es decir, la capacidad de un casco de absolver energía en un choque, “el 63,8 por ciento de las referencias de cascos no aprobó este ensayo. Es más, el 29 por ciento de las referencias no aprobó ninguno de los seis impactos realizados”.

La metodología de la prueba, según la investigación, es la siguiente: “se hacen dos impactos en cada una de las tres zonas del casco. El 97,7 por ciento de los cascos pasó el primer impacto en la zona A, zona posterior del casco. El 62 por ciento de los cascos pasó los dos impactos. El 58,8 por ciento de los cascos aprobaron el primer impacto en la zona B, zona lateral. El 54 por ciento aprobó ambos impactos. La zona C, frontal, fue la zona de menor desempeño de los cascos: apenas el 45,8 por ciento de los cascos pasó el primer impacto. El 44 por ciento de los cascos aprobó los dos impactos”.

Según la CFPV el casco “reduce en un 72 por ciento la gravedad de las lesiones en caso de choque, en 39 por ciento la probabilidad de muerte, y los riesgos de incapacidad. Así mismo, mejora los tiempos de recuperación”.

Temas relacionados