Medellín es una UVA

Dentro de las actividades del Foro Urbano Mundial, fueron entregadas ayer a la comunidad dos Unidades de Vida Articulada, ubicadas en sectores populares de la capital antioqueña.

Unidad de Vida Articulada (UVA) en el sector Manrique Moscú al nororiente de Medellín. /Luis Benavides

“Tumbamos la cerca para estar más cerca al ciudadano”, así explica Aníbal Gaviria, alcalde de Medellín, la propuesta de las Unidades de Vida Articulada (UVA), con la cual se busca mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente aquellos que habitan en los barrios más populares de la ciudad. “Son una nueva tipología urbana, creemos que Medellín está innovando otra vez desde distintos aspectos del desarrollo urbano. Estamos concentrando en un solo espacio equipamientos para la cultura, el deporte, la recreación y el encuentro ciudadano. Difícilmente se encuentran todos estos equipamientos concentrados en un solo espacio urbano”, explica Gaviria.

Pero si esta explicación no es suficiente para entender lo novedoso de esta propuesta, es importante anotar que las UVA están siendo construidas en terrenos donde se encuentran los tanques de agua de Empresas Públicas de Medellín. En los barrios más pobres, ubicados en la periferia, en las laderas de la ciudad y donde habitan familias desplazadas que no cuentan con espacio público para el disfrute. Así que lo único verde que quedaba era espacio cercado por ser propiedad de EPM. De ahí la expresión de “tumbamos la cerca para estar más cerca”. Estos espacios pasaron de ser un simple tanque a convertirse en clubes sociales populares, pensados y diseñados por las propias comunidades.

En el sector de Manrique Moscú, en la zona nororiental de la ciudad, muy cerca al metrocable que lleva a la biblioteca España, se encuentra una de estas UVA, La Esperanza, nombrada así por sus habitantes, que ven en ella una nueva esperanza de vida. “Nos hicieron varios talleres y nos decían que dibujáramos cómo nos imaginábamos este espacio. Hicimos salones, un oratorio, chorritos de agua para los niños y un mirador, y así lo hicieron y quedó muy bonito”, cuenta sonriente desde el balcón de su casa doña Blanca Bolívar, quien lleva 30 años en el barrio y observa detenidamente a los trabajadores dar los últimos toques a este espacio que desde ayer hace parte del entorno, de su cultura, de su cotidianidad.

Los 3.600 m² tendrán, además, salones múltiples, cascada de agua interactiva, juegos infantiles, asaderos y picnic. Cerca de 128.447 habitantes se beneficiarán y uno de ellos es Edwar Úsuga, un pequeño de 10 años que dice, mientras camina hacia el colegio donde cursa quinto de primaria: “Yo quiero que la abran ya para poder jugar. Me gusta mucho el fútbol”.

En total se construyen 20 UVA en diferentes barrios y corregimientos de la ciudad. Once de ellas en los terrenos de los tanques de agua y nueve más en canchas deportivas. Todas concertadas con los habitantes y respondiendo a sus necesidades, como la de Los Sueños, ubicada también en la zona nororiental e inaugurada ayer, y la cual beneficiará a 157.106 personas. Los habitantes pidieron que se construyera un teatro al aire libre, café internet y centro de lavado. Las UVA se entregarán de manera paulatina hasta marzo de 2016 y tienen un costo total de $200.000 millones.

Pero la comunidad no sólo participa en su diseño, también en su construcción. Henry Blandón trabajó durante nueve meses en este proyecto del cual se beneficiará por ser habitante de la zona. “Veo plasmado el esfuerzo de todos nosotros y se le va a brindar oportunidades a los jóvenes para invertir el tiempo libre y que así no tengan que meterse a la delincuencia”, explica.

Las UVA estarán al servicio todos los días, lo que garantiza que las comunidades se apropien de estos espacios, como ocurrió con los parques biblioteca, otro esfuerzo por la equidad y la inclusión social, pensados entre las comunidades a través de los presupuestos participativos de la mano con la Alcaldía, lo cual hace que los paisas digan cada vez con más orgullo que Medellín está como una UVA.