La Mesa amenazada por consecuencia del invierno