Marcela, la primera mujer elegida en el Meta

El reemplazo de Alan Jara tendrá el reto de gobernar sin las millonarias regalías petroleras del pasado y con una economía en crisis.

Tatán Herrera

Prometiendo un gobierno de inclusión, en donde las opiniones de todos los sectores serán tenidas en cuenta, tomó posesión, en Villavicencio, la gobernadora del Meta, Marcela Amaya García.

La mandataria, quien es la segunda mujer en asumir este cargo y la primera por elección popular en el Meta, reemplaza a Alan Jara Urzola, quien centró su trabajo en las víctimas del conflicto y los derechos humanos.

La nueva mandataria de los metenses anunció en su posesión que desde la tercera semana de enero iniciará una gira departamental para discutir el Plan de Desarrollo con todas las comunidades del Meta.

“Personalmente lideraré el proceso y dirigiré las mesas de trabajo a las que estarán invitados todos los actores con asiento en el departamento. Sin exclusión, abiertos a escuchar y a concertar. Luego presentaremos al consejo territorial y a la Asamblea un plan ajustado a la realidad de la región, sin falsas expectativas y con actitud responsable con el futuro del departamento”, dijo en su discurso Marcela Amaya.

Ella tendrá que enfrentarse a una realidad económica muy difícil para el Meta, pues la caída de os precios del petróleo han provocado una desaceleración de la economía en el departamento, afectando diferentes renglones como el comercio y el mercado inmobiliario principalmente. El DANE calculó que la economía en esta región tuvo una caída del dos por ciento.

Por eso los gremios consideran que será importante lo que haga en materia de reactivación del agro, el turismo y los proyectos de emprendimiento de las microempresas.

En su discurso añadió que bajo los principios de planeación, eficacia, transparencia, ética, sostenibilidad y el ‘no todo vale’, gobernará de una manera diferente al departamento y “le pondré a la política rostro de mujer”.

“Seré la gobernadora de los jóvenes, pero también estaré aquí para defender la equidad de género, promocionar los derechos de mujeres y erradicar violencia contra nosotras. No toleraré que el Meta siga siendo líder del maltrato femenino en el país. Estaré más cerca de las comunidades. Abriré todos los espacios posibles a la equidad”.

Resaltó que este es un momento histórico para las mujeres del Meta “y no nos permitiremos fallar”.


Al tiempo que propuso a la academia, al empresariado y a las entidades públicas disponer de los recursos técnicos, de estructuración para reducir el rezago en cobertura calidad y pertinencia educativa en la región. Todo, según Amaya García, para fortalecer los pilares fundamentales para la generación de capital humano y la producción de competitividad.


“En concurso con la academia dispondremos de recursos para impulsar la investigación aplicada en orden a dar competitividad al sector productivo. El negocio es el procesamiento, ofertar el valor agregado, posicionar marcas, incentivar investigación y sacar el mayor provecho posible a todos los productos en el que el Meta es líder”, señaló.

Invitó al próximo alcalde de Villavicencio, Wilmar Barbosa, a tener “una fluidez en las relaciones para aportar experiencia y compartir inversiones”. 

Temas relacionados