Las nuevas tarifas en servicio de aseo en Meta suben hasta $5.000

El impacto del incremento será evidente hacia los meses de agosto o septiembre.

/ Periódico del Meta

Corte de césped, poda de árboles y lavado de vías y áreas públicas, son los tres servicios que se agrupan en un componente llamado CLUS (Costo de Limpieza Urbana por Suscriptor), que ya empezaron a aparecer en las facturas, pero cuyo impacto será evidente hacia los meses de agosto o septiembre.

Esto se debe a que Bioagrícola del Llano S.A. E.S.P, recién empieza a realizar las tres actividades. Este nuevo componente en la factura está contemplado en la Resolución 720 del 2015, expedida por la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), que establece una nueva metodología tarifaria y que aplica para todas las empresas prestadoras del servicio en zonas urbanas con más de 5 mil habitantes.

Aunque esa resolución fue expedida en julio del año pasado, solo hasta que la Alcaldía expidió el decreto 190 de abril de 2016, por el cual se aprobó el nuevo Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos para la ciudad, fue posible aplicar la nueva metodología.

¿Cuánto sube?

El aumento depende del estrato. Para los cerca de 28 mil usuarios estrato uno, la tarifa aumentará entre 213 y 590 pesos.  Los más de 36.300 usuarios estrato dos verán un incremente de entre 700 y 1.100 pesos. Los casi 52.500 usuarios estrato tres tendrán un aumento de entre 1.354 y 1.958 pesos.

En el estrato cuatro, los más de 9.400 usuarios tendrán que pagar un incremento que oscila entre  1.814 y 2.465 pesos. Los más de 3.600 usuarios estrato cinco serán los más afectados, pues su factura subirá entre 5.100 y 6.300 pesos. Y en el estrato seis, los alrededor de 850 usuarios tendrán un aumento de entre 2.800 y 5.044 pesos.

Estos incrementos, explican desde la oficina de Regulación y Tarifas de Bioagrícola, están dados por estudios hechos  por las CRA en las principales ciudades del país (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla), en los se toman las toneladas totales de residuos que llegan a los rellenos sanitarios y se establece cuál es la proporción que le corresponde a cada estrato.

De hecho, la razón por la cual el estrato cinco es el más afectado es porque en esos estudios se llegó a la conclusión de que lo que los usuarios de ese estrato estaban pagando menos de lo que les correspondía.  Precisamente, una de las mayores críticas que ha recibido la nueva metodología es que no se haya investigado los comportamientos de los usuarios de cada ciudad, de modo que los incrementos hubieran correspondido a las realidades específicas de Villavicencio y no a los parámetros de otras ciudades.

Tres nuevos servicios

La gerente de Bioagrícola, Marbel Astrid Torres, explicó que el servicio de corte de césped contempla únicamente áreas públicas. Es decir, los antejardines y las zonas verdes que estén en propiedad privada no están incluidos. En el inventario hecho por Bioagrícola, se llegó a la conclusión de que hay más de 1 millón 600 mil metros cuadrados en la ciudad, entre parques públicos y avenidas principales y secundarias, entre otros, que cumplen con los requisitos para recibir el servicio, que se prestará por lo menos una vez al mes. La norma establece que el césped no debe superar nunca los 10 centímetros de altura. Para este servicio están destinados 31 operarios, divididos en dos cuadrillas, una de las cuales se encargará de las vías y avenidas, mientras que la otra atenderá los barrios.

La poda de árboles también contempla las áreas públicas. En Villavicencio, hay 78.225 árboles que deben ser podados por Bioagricola, por lo menos una vez cada 36 meses. A cargo, estarán dos cuadrillas de operarios, compuestas cada una por 16 personas. La gerente Torres es enfática al afirmar que esta labor no comprende árboles en zonas con riesgo eléctrico, función que le corresponde a la EMSA, ni tampoco tala de árboles. Para que este servicio empiece a ser prestado con normalidad, falta un acto administrativo de Cormacarena, que es la que autoriza a la empresa para realizar esta labor.

Por último, está el lavado de vías y áreas públicas, que consiste, en palabras de la gerente Torres, “en la remoción de residuos sólidos en áreas públicas mediante el empleo de agua a presión”. Hay 14.246 metros cuadrados de áreas públicas que serán lavados a través de esta actividad. Principalmente, los lugares escogidos son los puentes peatonales y los puntos críticos, que para el caso de Villavicencio son dos: la plaza San Isidro y la plazoleta Los Centauros. El lavado deberá hacerse, por lo menos, dos veces al año, y está a cargo de un equipo de tres personas.

Una de las aclaraciones de la gerente de Bioagricola, Marbel Astrid Torres, es que el precio de estos tres servicios dependerá de la labor que realice la empresa, es decir, de cuántos metros cuadrados de área pública haya lavado, de cuántos metros cuadrados de césped haya cortado y de cuántos árboles haya podado. Asimismo, aclaró que el cobro es permanente porque la empresa realizará estas actividades de forma permanente, aunque en diferentes puntos de la ciudad. “El servicio de aseo parte del principio de que todos asumimos lo de todos”, puntualizó.

 

Temas relacionados
últimas noticias

Asesinan a líder social en Mapiripán, Meta