Vecinos de caño Barbascos insisten en que mancha provocada por Bioenergy mata todo a su paso

Martín Calle, uno de los habitantes de la zona, dice que los peces se han muerto y que el agua de la que antes se abastecían está contaminada.

Los habitantes de cerca de 15 fincas alrededor del caño Barbascos, en Puerto López (Meta), prendieron las alarmas de las autoridades ante una posible contaminación de la corriente de agua. La denuncia fue hecha por los habitantes de la zona luego de que, según ellos, varios de quienes residen ahí se enfermaran con vómito y diarrea, tras bombear el agua del caño. Fueron a verificar qué pasaba y vieron una mancha que se esparcía por el caño.  (Lea aquí: Bioenergy se pronuncia frente al incidente ambiental en Puerto López)

Nicolás Umaña, propietario de una reserva ambiental que limita con el caño Barbascos, ha sido uno de los principales denunciantes. “Señores @ECOPETROL_SA su empresa Bioenergy derramó veneno en el caño Barbasco, Pto López-Meta, y está matando todo a su paso. ¡Hagan algo!”, escribió Umaña en su cuenta de Twitter. Sus declaraciones son respaldadas por Martín Calle, otro de los propietarios de las fincas aledañas. Él agrega que el olor es fétido como si se estuviera en un “basurero”.


Nicolas Umaña Jimeno on Twitter

“La gente se montó en los caballos y se fue al nacimiento del caño, como a cinco kilómetros de mi finca. Esos caños los llamamos en el llano veraneros porque son continuos, durante todo el año hay agua. Cuando llegaron al sitio vieron la mancha y la siguieron hasta una piscina arriba, donde los señores de Bioenergy descomponen materias, le echan un químico, ellos aseguran que no tienen ningún químico, pero todo lo que esta mancha toca se muere”, afirma Calle.

De acuerdo con el propietario, el sábado unos funcionarios de Cormacarena estuvieron en la zona para la liberación de unos animales silvestres y visitaron el río para ver la “podredumbre, no se acerca ni un caballo a tomar agua. Dijeron que recuperar ese caño dura un año y medio porque los sedimentos quedan. Cuando fueron a las piscinas los quisieron sacar de ahí porque era propiedad privada, no sé si es un tema de ocultamiento o simplemente porque es propiedad privada”. Los residentes piden a las autoridades prestar atención a lo que ellos llaman una emergencia ambiental, porque el ganado no ha podido tomar agua, hay mortandad de peces, y un camión de Bioenergy que intentó entrar a la zona para llevar agua quedó atascado en medio de la mancha.

“Nos preocupa la desidia, puede que ocurra un error humano pero solucionémoslo”, concluye Calle. Junto a él, otros vecinos radicaron este lunes una denuncia en la Policía por daño ambiental. Mientras tanto, en la zona se pasean, según los propietarios, venados, micos, osos hormigueros, dantas, armadillos y babillas. Y advierten que el caño desemboca en el río Yucao. Los lugareños se abastecen con garrafas de agua. “Me preocupa el ganado. Cuando se empiecen a morir los animales de sed, ¿qué vamos a hacer?”, sentencia Calle.

El Espectador intentó comunicarse con Bioenergy, pero la planta de etanol y empresa filial de Ecopetrol aseguró que hasta este martes emitiría un comunicado al respecto. Sin embargo, el domingo había sostenido que el hecho se trató de un hecho inusual: una contingencia por rebose de un reservorio de aguas tratadas en la planta, que no tiene impacto sobre vegetación ni animales. La empresa también aclaró que el incidente ocurrió dentro de sus terrenos.  

E indicó que tras el incidente, activó el pan de contingencia acorde a la situación y desplazó el personal necesario para controlarla. Como parte del plan de acción, la compañía desplazó personal técnico, externo a la empresa, para evaluar el impacto de la situación, y que no se trata de materiales tóxicos.  La Corporación Ambiental del Meta, Cormacarena, inició la verificación con expertos en el lugar, donde se tomarán las muestras para determinar el origen de las aguas posiblemente contaminadas.