“Milagros”, la gatica que protagoniza una nueva denuncia de maltrato animal

En plena plaza de mercado de Barranquilla, la gata fue acuchillada por entrar a buscar comida para sus crías.

Imagen de referenciaPixabay

Después de haber parido a sus crías y con la intención de alimentarse a sí misma y encontrar comida para ellas, una gatica entró a la plaza de mercado de Barranquilla. El olor del pescado fresco, sumado al hambre penetrando en su estómago, la llevaron, instintivamente, a subirse a la mesa en la que un vendedor exhibía la pesca del día.

El señor, en vez de ahuyentarla, la atacó a cuchillazos con el mismo cuchillo con el que cortaba los pescados hasta “partirle la carita, la nariz y destrozarle su boca”, así lo relata Diego Vanval, defensor de animales. La gata, a pesar de semejante agresión, había quedado con vida. Lea también: Leticia crece y con ella, su población de animales callejeros

Rápidamente, Ana Palencia, directora del colectivo Esperanza Animal, fue a rescatar al animal al mercado. “Milagros” fue el nombre que la gatica tuvo por pocas horas en las que su historia recorrió los corazones de los animalistas del país, aunque Facebook haya censurado las fotografías por su crudeza.

Cuando llegó a la clínica veterinaria se le practicó una cirugía de urgencia, en la cual sufrió un paro cardiorrespiratorio. 

Aunque la Ley 1774 del 2016 castiga el maltrato animal en Colombia, según Palencia, estos casos quedan impunes. “No hay cultura, las personas creen que los animales son algo así como un objeto o basura porque los botan a la calle como basura, hasta con el cordón umbilical. Muchos mueren sin ayuda y las autoridades no castigan estos casos”, afirma. Le puede interesar: Documental revela el lado oscuro de la fabricación del queso parmesano

Su deseo es que la vida de “Milagros” sea una bandera para concientizar a las personas sobre la necesidad de tomar medidas para prevenir este tipo de maltratos en contra de los animales. Para Vanval, “la base del trabajo y el respeto por el bienestar animal no se trata de solo alimentarlos. Es mucho más profundo y amplio, es esterilizar, es dar en adopción, es educar a la sociedad para que se dé cuenta de que son animales que son seres sintientes”.