Miles de trabajadores estatales marcharon en las principales ciudades

Los estudiantes universitarios también protestaron; sin embargo, no hubo una concurrencia masiva como lo esperaban los organizadores de las protestas.

Miles de trabajadores estatales suspendieron sus actividades y se movilizaron por las principales ciudades del país para protestar contra las políticas y proyectos de reforma del Gobierno, dijeron fuentes sindicales en Bogotá, que no adelantaron cifras de acatamiento de la medida.

A la jornada, sobre la que aún no se han pronunciado fuentes gubernamentales, se adhirieron estudiantes de las universidades públicas del país, que desde hace varias semanas mantienen actividades en contra de una enmienda al sector de la educación.

Los más de 600.000 funcionarios fueron invitados a participar en el llamado Paro Nacional Estatal, por convocatoria de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y las confederaciones General del Trabajo (CGT) y de Trabajadores de Colombia (CTC).

“La movilización en todas las ciudades ha sido supremamente grande y transcurre sin alteraciones”, aseguró el director de Relaciones Internacionales de la CUT, Diógenes Orjuela.

El sindicalista dijo que la jornada comenzó con mitines en sedes de entidades estatales y siguió con concentraciones y marchas hacia las principales plazas públicas de las 32 ciudades capitales.

“No tenemos reportes de dificultades”, insistió Orjuela.

La protesta ha estado antecedida de movilizaciones de campesinos, indígenas, estudiantes y trabajadores del sector petrolero, en un período de agitación que comenzó a mediados de este año.

Las centrales obreras la convocaron para hacer pública en las calles su postura contra las restricciones a la libertad sindical y la negociación colectiva, la vigencia de la intermediación o “tercerización” laboral y las condiciones de inseguridad en las que se realiza el ejercicio del sindicalismo, entre otras cuestiones.

Según advirtieron estas organizaciones, más de 120.000 funcionarios siguen en sus cargos como empleados provisionales, mientras que apenas el 3,5 por ciento de la fuerza laboral del país, de unas 20 millones de personas, está en sindicatos.

Además, la informalidad del empleo es de más del 55 por ciento.

Las centrales también insisten en los altos índices de impunidad en las investigaciones de crímenes contra sindicalistas, que tasan en más del 90 por ciento.

En cuanto a la seguridad, estas organizaciones advirtieron que, en lo que va de año, 22 sindicalistas han sido asesinados.