Mortalidad por desnutrición: un drama de todo el país

En la última década murieron en Colombia 63.634 personas por desnutrición y patologías asociadas. Son, en promedio, 18 muertes diarias, la mayoría menores de cinco años y mayores de 65.

Según un estudio de la Universidad Nacional, en Colombia no solo los niños son víctimas fatales de la desnutrición. Esta situación afecta a personas de todas las edades, incluyendo sobre todo a las de la tercera edad y mujeres. Las estadísticas del Dane señalan que en la última década murieron 63.634 personas por desnutrición y patologías asociadas. Tal número equivale, en promedio, a 18 muertes diarias, en su mayoría, precisamente, de menores de cinco años y mayores de 65.

Esas cifras fueron la base del estudio adelantado por la socióloga Nubia Yaneth Ruiz, docente de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional, para analizar el registro de la mortalidad general en Colombia, de 2003 a 2012. “Las muertes por desnutrición son una tragedia que afecta a todos los municipios del país y la población de todas las edades”, subraya la investigadora.

En el análisis por sexos, las mujeres fallecen más debido a las complicaciones de salud, que tienen como antecedente la desnutrición, mientras que para la población infantil este se invierte, el impacto sobre los niños es mayor que en las niñas.

En La Guajira, foco del análisis adelantado por la profesora Ruiz, las condiciones de vida de la población son extremas. La escasez de agua potable, por ejemplo, es una de las causas fundamentales para que en este departamento, cada año, mueran alrededor de 64 niños menores de cinco años y 99 personas de todas las edades por desnutrición.

Allí, los indicadores de pobreza rural superan el 90% con situaciones tan extremas como Maicao, El Molino, Hatonuevo, Villanueva, Manaure y Uribia, en los que prácticamente toda la población es considerada pobre. En estas dos últimas localidades, de cada 100 niños fallecidos en el periodo analizado, 31 murieron por desnutrición.

Pero la crisis no es solo en La Guajira. El estudio mostró que la mortalidad de menores de cinco años a causa de la desnutrición está en el 74,7% de los municipios del país, es decir, 836 de los 1.118 existentes. En la esta lista figuran poblaciones de los departamentos de Vaupés, Guainía, Meta y Vichada, ubicados en la frontera agrícola del país, ricos en minerales e hidrocarburos, caracterizados por el abandono estatal y los efectos de la violencia.

En el caso de Vaupés, del total de muertes registradas, aproximadamente el 18% están ligadas a la mala nutrición. En La Guajira, Bolívar y el Meta, entre tanto, esa condición genera más del cinco y hasta del nueve por ciento del total de fallecimientos en el periodo estudiado.

Desde el punto de vista médico, según lo explica el profesor Ernesto Durán Strauch, coordinador del Observatorio de Infancia de la Universidad Nacional, los niños que fallecen por desnutrición generalmente tienen como causa última de muerte una infección asociada, como enfermedad diarreica, neumonía o sepsis. Pero es justamente la desnutrición la que precipita estos lamentables finales en procesos infecciosos, que mejoran con tratamientos en niños bien nutridos.

El mapa de la desnutrición infantil, elaborado por la profesora Ruiz, muestra toda la región Caribe, Urabá y Chocó, en el Pacífico, con niveles alarmantes de mortalidad por este motivo. Los registros de tasas de mortalidad infantil resultan significativos también en departamentos como Tolima, Sucre, Meta, Caquetá y Huila, donde la inseguridad alimentaria es el denominador común.

Según la investigadora, la mortalidad de los niños menores de cinco años es uno de los indicadores más contundentes de las condiciones de vida de cualquier sociedad, por lo que contener y reducir esta mortalidad debe ser uno de los mayores propósitos de cualquier gobierno.

 

 

últimas noticias
contenido-exclusivo

Los detectives de una monja venerable