Movimientos sociales del Valle del Cauca denuncian amenazas de grupos paramilitares

Las "Autodefensas Gaitanistas" enviaron mensajes amenazando de muerte a más de 20 líderes sociales, estudiantes y defensores de Derechos Humanos, a quienes señalan de apoyar o pertenecer a guerrillas.

El clamor nacional por la paz es indudable. Tanto quienes avalaron como quienes rechazaron los acuerdos para poner fin a 52 años de conflicto armado con las Farc han manifestado su deseo por la construcción de una paz en el país, que ha estado ausente en cerca de tres generaciones de colombianos. Pese a esto, los grupos que surgieron después de la desmovilización de los paramilitares, en 2008, se siguen configurando como la mayor amenaza al proceso de posconflicto, que sigue atascado por cuenta de la renegociación a los acuerdos que harían Gobierno, oposición y guerrilla. (Vea acá el especial A CONSTRUIR LA PAZ)

Miembros del movimiento social y sindical del Valle del Cauca, que hace exactamente seis meses recibieron panfletos amenazantes que llegaron en sobres a sus lugares de reunión, denunciaron este jueves una nueva forma de intimidación, esta vez virtual, y que nuevamente es firmada por el grupo que se hace llamar a sí mismo “Autodefensas Gaitanistas de Colombia” (AGC). (Lea: El paramilitarismo: una amenaza latente)

En horas de la mañana de este jueves, exactamente entre las 10:00 y las 10:23 a.m., al celular de Martha Giraldo (Secretaria Técnica del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, MOVICE - capitulo Valle del Cauca) llegaron varios mensajes de texto con fuertes amenazas hacia ella y otros integrantes del movimiento social, además de líderes sindicales y otros defensores de Derechos Humanos que trabajan en la región, en la que justamente tiene mayor presencia el grupo neoparamilitar, junto a otras regiones como Cauca, el Urabá chocoano, entre otros.

Aparte de Giraldo, en el texto enviado a su celular se mencionan varios nombres puntuales: Walter Agredo, Rodrigo Vargas, Hernán Arciniegas, Wilson Sáenz, Julián Lozano, José Milciades Sánchez, Martha Giraldo, Ariel Díaz, Edison Méndez, Carlos Murcia, Ismael Hurtado, Henry Domínguez, Jorge Iván Vélez, Albert Quintero, Antonio Gutiérrez, Diego Escobar, Ismael Hurtado, Antonio Gutiérrez, Yelby Ramírez, Jorge Iván Vélez y José Alfredo Ramírez. Todos ellos hacen parte de algún movimiento social, sindical, de defensa de Derechos Humanos, o pertenecen a universidades y movimientos políticos.

Entre las organizaciones sociales y sindicales que menciona el mensaje de texto, están el Congreso de los Pueblos, SINTRAEMCALI, la Mesa social por la Paz, la Confederación General de Trabajadores (CGT), la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), el Partido Comunista, la Universidad del Valle, Sintramunicipio Yumbo, y el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos.

En el mensaje, todas las personas y organizaciones anteriormente mencionadas son vinculadas con las FARC y el ELN. Según los sujetos que envían el mensaje, las intimidaciones son por su apoyo a las marchas y diferentes formas de movilización que se están realizando en todo el país en las últimas semanas en apoyo a una pronta salida para los acuerdos de paz con las Farc. 

“Les hemos impartido las ordenes a todos nuestros que tenemos en todos los departamentos y municipios de exterminar a todos eso milicianos de las FARC ELN que se camuflan en todas las organizaciones y todas las organizaciones y todas esas ratas hpts alcahuetas q los apoyan” (SIC), dice textualmente el mensaje que enviaron las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas.

Uno de los líderes amenazados habló con El Espectador y envió los pantallazos de las intimidaciones. Confirmó que las amenazas provienen de ese grupo, y que no es la primera vez que reciben estas peligrosas advertencias, y que de hecho la amenaza de abril tampoco fue nueva, pues antes habían recibido otros ultimátum debido a sus actividades. El hombre aseguró que este viernes serán denunciados los mensajes ante la Fiscalía, y evaluarán la posibilidad de pedir protección ante los reiterados anuncios de la AGC.

“Mañana trataremos que la Fiscalía que está encargada de hacer la indagación de estas amenazas a los movimientos sociales nos pueda recibir y de manera conjunta hacer una denuncia frente a estos nuevos hechos de amenaza”, afirma uno de los líderes nombrados en la extensa lista que la banda criminal notificó como su objetivo.

Evidentemente, quienes han sido amenazados no se sienten del todo escuchados ni respaldados. Aparte de que dicen que no saben si los reciban y escuchen su denuncia, afirman que ante las retiradas amenazas, han sido varios los intentos que han hecho por poner en conocimiento de las autoridades el peligro que corren y pedir la protección necesaria, pero hasta el momento no les han dicho qué ha pasado con los panfletos, cartas, y ahora mensajes de texto, que reciben advirtiéndoles sobre sus labores en la comunidad y el departamento, y que para la AGC hacen parte de acciones de la guerrilla.

“En abril lo hicimos de esa manera, pero hasta el momento, ni de esa amenaza, ni de otras que han llegado antes, nos han dado una respuesta positiva frente a la investigación. No nos han dicho qué ha pasado o si ha avanzado”, concluyó el hombre, integrante de uno de los movimientos amenazados por el paramilitarismo, que según Indepaz continúa un preocupante rearme y expansión en varias zonas del país. Según la entidad, hay 149 municipios y 22 departamentos que están siendo nuevamente afectados por 14 organizaciones criminales que hasta el momento han sido identificadas.

Este es el mensaje completo que llegó al celular de Martha Giraldo: