Muere estudiante en protestas

La muerte de Jan Farid Cheng Lugo, de 19 años, empañó las protestas en contra de la reforma a la educación superior que tuvieron lugar ayer en las principales ciudades del país.

Las mismas que los estudiantes universitarios habían anunciado semanas atrás, para dejar por sentado su desacuerdo con el proyecto radicado el pasado 3 de octubre ante el Congreso de la República, para protestar por el presupuesto “pobre e insuficiente”, en sus palabras, que plantea esta reforma a la educación pública.

Jan Farid Cheng Lugo marchaba por el Hospital Universitario del Valle, en el centro de Cali. Según la Policía, al parecer llevaba un morral cargado con ‘papas bomba’ que cayó al suelo y explotó al instante. Murió en el centro de salud al que fue remitido y algunos de sus acompañantes resultaron heridos. En Bogotá, la explosión de cuatro papas bomba lanzadas contra el Palacio de Justicia también ensordecieron a los marchantes.

En medio del furor, de los gritos de inconformidad de los jóvenes, de su petición de retirar el proyecto para sentarse a dialogar y de la negativa del Ministerio de Educación de ceder a esta postulación, se escuchó la voz conciliadora del vicepresidente Angelino Garzón.

“Mi solicitud hoy a la Mesa Estudiantil es que se siente a dialogar con el Congreso de la República, con los profesores, los rectores, con la ministra (María Fernanda Campo), para construir en el marco del Congreso ese acuerdo social que permita una ley de reforma a la educación superior, que contribuya a fortalecer la educación pública en Colombia”, dijo, además de lamentar la muerte del joven en Cali, quien había estudiado tres semestres de medicina en la universidad Santiago de Cali y se había retirado en junio del año pasado.

Las calles del país fueron tomadas ayer por los estudiantes de al menos 45 universidades públicas y privadas, los cuales además se declararon en cese de actividades. Junto a ellos marcharon también profesores y algunos líderes sindicales que comparten su petición: retirar el proyecto de ley y concertar, en conjunto, una real reforma a la educación superior que favorezca a todos.