La misteriosa muerte de Daniel Osorno, “Pupileto”, en una cárcel de Barranquilla

Noticias destacadas de Noticias

Daniel José Osorno Márquez, conocido como “Pupileto”, fue hallado sin vida en la capilla de la Penitenciaría El Bosque, donde cumplía una condena por hurto. El Inpec dice que el preso tenía Covid-19, pero su abogado desconocía este diagnóstico y denuncia que su cliente era víctima de violencia sexual en prisión.

Los mismos presos de la cárcel El Bosque, en Barranquilla (Atlántico), fueron quienes les avisaron a los allegados de Daniel José Osorno Márquez que él había muerto. El abogado del fallecido, Hernán Varón Álvarez, cuenta que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) no se ha comunicado con la familia del que fue su cliente ni ha explicado en qué circunstancias murió Osorno. Lo que se sabe, hasta ahora, es que el cuerpo del preso apareció este lunes sin vida y colgando de una reja cerca a la capilla de la prisión. Mientras el Inpec dice que era un paciente de Covid-19, su abogado alega que no estaba enterado del diagnóstico y pidió hacer una necropsia al cadáver.

Daniel José Osorno Márquez, de 21 años, se apodó así mismo “Pupileto” por su gusto de exhibir en redes sociales los lujos y fajos de billetes que lograba después de robar en viviendas y a personas en la capital del Atlántico. Permanecía recluido en la cárcel El Bosque cumpliendo una condena de tres años y diez meses de prisión por el delito de hurto calificado pero, según El Heraldo, otros diez procesos penales pesaban en su contra. Hace poco se había fugado del centro penitenciario, a donde volvió después de que, en compañía de sus familiares, decidiera entregarse nuevamente a las autoridades.

Este lunes, el cuerpo sin vida de Daniel Osorno fue hallado por un guardia de El Bosque. Y desde entonces han salido a relucir diferentes hipótesis sobre su fallecimiento, sin que hasta ahora se sepa con certeza las causas del deceso. Algunos hablan de un suicidio, otros de homicidio y otros de muerte a causa de Covid-19. Un grupo de presos mencionó también que el cuerpo de su compañero presentaba signos de estrangulamiento. Por su parte, el abogado Hernán Varón Álvarez, quien representaba a Osorno, aseguró tras su fallecimiento que su cliente sufrió en vida violencia sexual y tortura al interior de la cárcel y denunció varias supuestas irregularidades en los procedimientos llevados a cabo por el Inpec.

De acuerdo con Varón, Daniel Osorno fue violado por varios internos días antes de su muerte y con el conocimiento de guardias del Inpec. “Esos hechos de violencia sexual fueron denunciados por Daniel al Inpec y en el servicio de sanidad de la Penitenciaría El Bosque se le practicó un examen médico en donde se dictaminó que había sido víctima de acceso carnal violento. Los episodios de violencia sexual fueron encubiertos por el Inpec, puesto que el abogado, por diferentes medios, exigió la historia clínica en la que constaba que a Daniel le había sido practicado este examen y la autoridad correspondiente se negó en repetidas ocasiones a entregarle dicho documento e impidiéndole denunciar los hechos”, informó la organización Caribe Afirmativo que acompaña el caso.

Además de la violencia sexual, según la denuncia, Osorno era objeto de burla, discriminación y tortura por ser un hombre gay. Tanto internos como funcionarios del Inpec se referían a él de forma despectiva debido a su orientación sexual. Algunos de los compañeros de Osorno en prisión también aseguran que el interno habría sido encerrado en un calabozo mientras le tiraban gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento.

En un comunicado, el Inpec aseguró que este lunes que alias “Pupileto” fue encontrado muerto en el baño de una celda aledaña a la capilla del penal. El cuerpo estaba suspendido en una reja con una sábada. Además, la entidad afirmó que Daniel Osorno permanecía aislado en esa área de la cárcel, al ser “paciente positivo de Covid-19”. No obstante, el abogado Varón asegura que ni él ni a los familiares de Osorno habían sido informados de este diagnóstico. “Jamás ha sido exhibido el examen que certifique esa patología del covid 19. Resulta extraño que solo después del fallecimiento sale un comunicado, algo irresponsable porque no se había informado a la familia respecto a esta situación. Nos genera dudas”, sostiene Varón a El Espectador.

“Daniel no se encontraba aislado por Covid sino por cuidado especial porque se había fugado con anterioridad. Durante la estancia posterior a su fuga, fue víctima de vejámenes, de torturas. No se le suministraban alimentos, no podía tomar el sol o movers econ libertad”, añadió el abogado Varón en diálogo con este diario. Tras la intervención de la organización Caribe Afirmativo y entidades que defienden los derechos humanos, el cadáver de Osorno fue llevado a Medicina Legal para realizarle los examenes correspondiente para determinar las causas de la muerte. Inicialmente, se había dicho que el cuerpo sería cremado inmediatamente por supuestamente ser positivo de Covid-19, tal y como lo establecen los protocolos sanitarios.

Voceros del Inpec aseguraron a este diario que Osorno estaba aislado por temas de seguridad, sin acceso a otros presos, y que después de su recaptura nunca denunció malos tratos. “Al dar positivo por covid estaba aún mas aislado y se había pensado trasladarlo a la Tramacúa porque siempre estaba intentando evadir el sistema penitenciario”, afirmó el Inpec.

No obstante, la organización Caribe Afirmativo afirmó que esta muerte violenta de un hombre gay al interior de una cárcel necesita de una investigación inmediata, donde también se analice el contexto y la posibilidad de que hubiera o no discriminación y prejuicios contra la persona por su orientación sexual. “Esto ya ha sido documentado por Caribe Afirmativo y diferentes organizaciones en Colombia, y reconocido por la Corte Constitucional y la CIDH, quienes han analizado que los centros de reclusión son espacios de riesgo para las personas LGBTI, y que los Estados tienen la obligación de garantizar sus derechos”. La Defensoría y la Fiscalía ya están al tanto de la situación.

Comparte en redes: