En Colombia hay cuatro feminicidios al día, la impunidad es del 90%

Martha Ordóñez, consejera para la Equidad de la Mujer, afirma que apoyarán a todos los alcaldes y gobernadores que quieran incluir una política de género en sus programas de gobierno y crear la secretaría de la mujer.

El 8 de febrero de 2013, después de cuatro años de matrimonio en el que no se habían presentado hechos de maltrato, la hoy directora de la Fundación Fénix, Lorena Bloom, recibió una golpiza de su esposo de la cual asegura que recuerda muy poco, pero el dolor y la larga incapacidad de 84 días hablan por sí mismas.

“Estaba en la sala de mi casa con unas amigas. Llegó mi esposo y al ver su mala cara ellas se fueron. Le pregunté por qué estaba así y recibí un puño que me dejó sin conocimiento. Seguramente recibí muchos golpes y me pegó con un objeto contundente porque me fisuró el hueso de la frente. Al despertar, una amiga me llevó a un servicio de urgencias, donde fui atendida, pero quedaron secuelas. Además de la larga incapacidad, perdí el 95% de visión del ojo izquierdo, tengo cicatrices y continuamente me dan ataques de migraña”, describe Bloom el maltrato de que fue víctima.

Hechos como este son más comunes de lo que se piensa y las cifras son muy dicientes: entre 2009 y 2014, el promedio de mujeres asesinadas en el país era de cuatro al día. En el 12% de los casos, los homicidios son cometidos por sus parejas o exparejas, y al mes mueren cerca de diez mujeres por violencia de su pareja o expareja, pero es necesario aclarar que más de la mitad de casos de homicidio no cuenta con información de quién es su agresor, así que la cifra podría subir.

Por si fuera poco, hay una impunidad reinante. La Fiscalía reveló que en los últimos diez años se han abierto 34.571 procesos relacionados con feminicidio (asesinatos de mujeres en relación con su género), para los cuales sólo se han presentado 3.658 condenas. Es decir, una impunidad cercana al 90%.

Estos hechos han generado la necesidad de tomar medidas drásticas en materia legislativa y establecer la equidad de género como prioridad en las políticas públicas. Por eso, la consejera para la Equidad de la Mujer, Martha Ordóñez, está apoyando a los alcaldes y gobernadores del país que se acaban de posesionar para que incluyan en sus planes de desarrollo una política clara de género y, si es posible, creen las secretarías de la mujer.

“El mensaje es que la violencia de género está desbordada y, como vienen nuevas administraciones y las comisarías de familia dependen de los alcaldes, es necesario nombrar personas que estén capacitadas para atender en temas de género. La ley del feminicidio señala que si la mujer es víctima de cualquier tipo de violencia, lo importante es que el funcionario tenga sensibilidad para dar las medidas de protección”, señala Ordóñez.

Ciertamente, además del maltrato del que son víctimas las mujeres, la falta de idoneidad de los funcionarios hace que en ocasiones sean revictimizadas. “No son pocos los comentarios ante un hecho claro de maltrato: que se lo ganó, que eso le pasa por hablarle cuando está borracho, que siga la señora a la que le pegó el marido. Esos son hechos victimizantes, y si una mujer acude a las autoridades lo mínimo es que la atienda alguien que sepa del tema y tenga la sensibilidad para brindar las medidas de protección”, afirmó la consejera para la Equidad de la Mujer.

Con la intención de que esta política de género esté incluida en los planes de desarrollo, la consejería tiene dispuesto un equipo de trabajo para asesorar a alcaldes y gobernadores. Es claro que hay municipios y departamentos que no cuentan con la capacidad o el conocimiento para incluir este tema en sus programas y, desde la consejería, Martha Ordóñez señala que “así nos toque ir en lancha al municipio más apartado del país, allá vamos. El alcalde o gobernador que esté interesado en este tema va a contar con nuestro apoyo y asesoría, por eso los invito a que se acerquen y nos pregunten. Desde acá les podemos ayudar, incluso si quieren implementar una secretaría de la mujer”.

Este es un asunto que no compete sólo a la Consejería para la Equidad de la Mujer, o a alcaldías y gobernaciones, por eso Lorena Bloom dejó atrás su papel de víctima, retomó su carrera de cantante y creó la Fundación Fénix, a través de la cual ayuda a mujeres que enfrentaron su misma situación. “Es necesario hacer algo, sobre todo porque una mujer maltratada por lo general tiene una situación de vulnerabilidad tal que, por ejemplo, por falta de dinero regresa con su esposo luego de los golpes. A las mujeres hay que empoderarlas para que recuperen su dignidad”, asegura Bloom.

En los últimos años se han logrado avances en materia de leyes que castigan el maltrato por razón de género. Desde el Gobierno se han establecido políticas en este sentido e incluso el Plan Nacional de Desarrollo tiene artículos que hacen referencia al tema. Es el momento de que se dicten lineamientos desde lo local para enfrentar la violencia contra la mujer.

Temas relacionados