Murió Rodrigo Rivera Correa, padre del alto comisionado para la Paz

El abogado falleció a los 92 años en Pereira, Risaralda, tras padecer cáncer. Distintas personalidades colombianas se han manifestado.

Rodrigo Rivera Correa, padre del alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera.Tomada de @Ulibre_pereira

Rodrigo Rivera Correa, padre del alto comisionado para la Paz Rodrigo Rivera, falleció este jueves en Pereira, capital de Risaralda, a los 92 años tras padecer cáncer. Su estado de salud se vio quebrantado no solo por el cáncer, sino por varias enfermedades cardíacas que también tenía. Sus exequias se realizarán este jueves en su ciudad natal.

Rivera fue un reconocido abogado que llegó a ser magistrado del Tribunal Superior de Pereira, puesto que ocupó durante 25 años. También es recordado por fundar la Universidad Libre seccional Pereira y por ser profesor de la Facultad de Derecho de esta institución hasta que se jubiló. Además, trabajó como columnista en varios medios de comunicación nacional y regionales.

(Lea aquí: “Principal reto de reincorporación es la seguridad”: Rodrigo Rivera).

Entre las personas que lamentaron el deceso de Rivera Correa están el vicepresidente, general (r) Óscar Naranjo y el presidente Juan Manuel Santos. Este último le dijo a su alto comisionado para la Paz, vía Twitter, que “Con tristeza recibo la noticia del fallecimiento de Rodrigo Rivera Correa, padre de Rodrigo Rivera, Comisionado de Paz. Toda mi solidaridad para él y su familia”.

Rivera le respondió, también por la misma red social a Santos, y aseguró: “Gracias presidente Santos. Mi padre está ahora en la presencia del Señor. Honramos su vida y nos gozamos en la fidelidad del Señor que lo llamó a su seno”.

Además, en un mensaje de condolencia, la Universidad Libre de Pereira lamentó el deceso de Rivera Correa, de quien expresaron que "ejerció con disciplina, amor y vocación de servicio, su cátedra de Derecho Penal, transmitiendo a varias generaciones sus experiencias como juez y luego como magistrado del Tribunal Superior de Pereira (...) Predicó con el ejemplo, al darle a la ciencia y a la profesión del derecho, la majestad de un ejercicio ético, digno de ser imitado".