Naciones Unidas alertó sobre el desplazamiento de por lo menos 2.200 personas en Córdoba

En menos de un mes, los casos de desplazamiento en el departamento aumentaron casi un 500 %.

Históricamente, el corregimiento de Juan José ha sido afectado por el conflicto y la violencia. La mayoría de las 500 familias habitantes del lugar están en condiciones de pobreza y tienen las necesidades básicas insatisfechas. Archivo El Espectador.

El número de personas desplazadas en Córdoba pasó de 378 a 2.256 en menos de un mes debido a las amenazas, disputas y la fuerte presencia de grupos armados ilegales en el territorio.

Según detalló la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, OCHA, 775 familias provenientes de ocho veredas en zonas rurales de Córdoba y una de Antioquia se encuentran en situación de desplazamiento en el casco urbano del corregimiento de Juan José, municipio de Puerto Libertador. Las comunidades ubicadas en los municipios del sur del departamento son las más afectadas.

Un reporte presentado el 24 de marzo por la Defensoría del Pueblo alertó sobre el desplazamiento de 378 personas (181 menores de edad) provenientes de Santa Rosa, La Flecha, Rogero, Santa Bárbara, La Jagua, Puerto Mutatá, Soledad, Bocas de Riosucio y Resguardo indígena Quebrada Cañaveral.

Históricamente, el corregimiento de Juan José ha sido afectado por el conflicto y la violencia. La mayoría de las 500 familias habitantes del lugar están en condiciones de pobreza y tienen las necesidades básicas insatisfechas.

Lea también: Naciones Unidas advierte desplazamiento de 600 personas en Córdoba

Las familias de las veredas La Flecha y Santa Rosa, las primeras en ser desplazadas, están ubicadas en la casa parroquial y con familiares. Las familias de Puerto Mutatá, Rogero, Soledad y La Jagua se encuentran en un lote designado por la administración municipal. La comunidad indígena Zenú de la vereda Bocas está en la casa comunal. Las familias indígenas embera katio del Resguardo Quebrada Cañaveral se encuentran en la casa de la etnia.

Frente a la situación, el 4 y 5 de abril, Acción Contra el Hambre (ACH) entregó 50 kits de higiene familiar, y Cáritas Colombiana, una alianza humanitaria entre estados, financiada y perteneciente a la Iglesia católica, entregó 1.440 sobres potabilizadores de agua, 278 kits de higiene y 2.040 pañales.

Sin embargo, pese a estas y otras ayudas, el corregimiento también se ve afectado por las sequías propias de la época y la carencia de acueducto y alcantarillado.

La OCHA hizo un llamado urgente para atender las necesidades básicas de las comunidades afectadas, así como la realización inmediata de actividades para garantizar el suministro de agua, la prestación del servicio de salud, el levantamiento de minas antipersona y la dotación de útiles escolares y docentes.