Niños asesinados en Caquetá eran explotados económicamente por sus padres: procurador regional

La familia Vanegas Grimaldo niega las acusaciones del procurador José Manuel Jaimes, quien sostiene que los menores eran obligados a pedir dinero en los semáforos y a tapar huecos en las calles.

Blu Radio

A esta triste historia de la masacre de cuatro niños en Caquetá se suma una acusación más. Según el procurador judicial en Caquetá, José Manuel Jaimes, la familia Vanegas Grimaldo explotaba económicamente a sus hijos, quienes no vivían en buenas condiciones.

“El señor Jaime Vanegas utilizaba para explotación económica a estos menores; los cuatro niños y dos más que están en poder de la sobrina de la esposa”, indicó el procurador regional en Blu Radio. Además acusó a los padres de los niños de obligarlos a recoger dinero en los semáforos y tapar huecos en calles a cambio de monedas.

Al respecto, Jaime Vanegas y su esposa rechazaron estas acusaciones y dicen que no entienden por qué el procurador quiere causarles más daño. (Lea: ¿Qué pasó en la masacre de los niños en Caquetá?)

“Desmiento a este señor totalmente y pongo bajo las plantas de mis pies que este señor es un mentiroso. Espero que me dé la cara. En ningún sentido he descuidado a mis hijos“, afirmó Victoria Grimaldo, mamá de los menores asesinados.

Este viernes el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, aseguró que en las próximas horas serán capturados los autores materiales de la masacre, por quienes la Policía ofreció una recompensa de hasta 70 millones de pesos. Según las investigaciones, los hombres habrían recibido menos de 500.000 pesos por realizar la masacre.

Los hermanos de 10, 14 y 17 años, y el sobrino de éstos, de cuatro años, fueron hallados muertos con impactos de bala en la cabeza la madrugada del jueves pasado por investigadores de la Fiscalía.