No hay acuerdo para reparar el tubo de Ecopetrol en Norte de Santander

Luego de un mes, tras el atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas en Norte de Santander, los técnicos de Ecopetrol aún no pueden arreglar el daño, pues los indígenas Uwa mantienen una protesta que impide el inicio de las obras.

Archivo El Espectador

En la mañana de este viernes los ministros de Minas, Amilkar Acosta; Interior, Aurelio Iragorri y Ambiente Luz Elena Sarmiento se volvieron a reunir con los indígenas de la comunidad Uwa para que estos permitan la reparación del oleoducto Caño Limón Coveñas que resultó afectado por un atentado de la guerrilla del ELN.

El paro indígena que cumple más de un mes no pudo ser solucionado en la mañana de este viernes. Los manifestantes exigen al gobierno declarar la zona afectada como reserva natural y preservar las fuentes hídricas, mientras que el Gobierno solicita el paso de los contratistas para solucionar la afectación del tubo.

El Gobierno asegura que la reparación es necesaria pues se están causando graves daños ambientales y económicos, ya que el boquete en el oleoducto no ha permitido el transporte de unos 72 mil barriles de crudo que transitan por allí diariamente.

El ministro del Interior aseguró que la reparación del tubo no puede estar condicionada a las peticiones que realizan los indígenas, mientras que estos advirtieron que responderan de la misma forma que el Gobierno intente reparar el daño.

El próximo lunes 28 de abril hay una nueva reunión entre las dos partes para instalar mesas de concertación que conjuren la protesta.