"No tomamos decisiones influenciados por intereses políticos"

La magistrada advirtió que los fallos del tribunal electoral son de obligatorio cumplimiento y no son discrecionales.

Según Carrillo, quien hable de fraude electoral tiene que probarlo. / Cristian Garavito

Un mes después de las elecciones legislativas todavía existen reclamaciones sobre los resultados. El Espectador habló con la vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Yolima Carrillo, sobre los tiempos de entrega de las credenciales al Congreso, las denuncias de presunto fraude y las impugnaciones que se han hecho sobre las convenciones de los partidos Conservador y de la U.

¿Puede suceder que igual que hace cuatro años los congresistas tengan sus credenciales un día antes de la instalación del Congreso?

El plazo máximo es ese. Nosotros les hemos pedido a todas las organizaciones políticas que agilicen sus solicitudes, porque la norma establece que hasta antes de la declaratoria de elección deberíamos recibir reclamaciones. Así que es muy difícil poner un término de entrega cuando la norma no lo ha puesto. Aspiramos a que podamos dar un resultado pronto para no llegar a eso.

Sobre los escrutinios, ¿cómo es posible que aparezcan 70 mil votos de un momento a otro, como sucedió con el Centro Democrático?

El preconteo es una cifra indicativa y meramente informativa. Es en los escrutinios en donde se ve la realidad de lo que pasó en las urnas, porque se basa en los documentos electorales.

¿Y qué pasa con las denuncias hechas por algunos partidos de que hubo un fraude electoral?

Para hablar de fraude hay que probarlo suficientemente y nosotros estamos atentos a todas las solicitudes respecto a las elecciones.


¿Por qué existe la creencia generalizada de que las elecciones no se ganan en las urnas, sino en los escrutinios y en el mismo CNE?

El día de las elecciones no se declara electo a nadie. Ese día lo que se tiene es una referencia y hay un sistema que asigna de manera tentativa las curules. Nos corresponde buscar la verdad y esto no lo hacemos solos ni a oscuras. Lo que sí es lamentable es que por la omisión de jurados se tenga que declarar no válido el resultado de una mesa. El candidato cree que sus votos están ahí, y efectivamente ahí están los tarjetones, pero la norma dice que si no hay dos firmas, la mesa no tiene validez.

Si con el preconteo nadie está oficialmente elegido, ¿qué tanto va a cambiar la composición del Congreso que hoy conocemos según los resultados electorales?

Creo que no mucho, porque en el preconteo se dio un resultado con un porcentaje muy alto, pero además porque al estar los E-14 publicados ayuda a tener un panorama mucho más cercano a lo que será el resultado final.

¿Qué han entregado ustedes hasta el momento?

Ya entregamos 26 departamentos y Bogotá. Lo que pasa es que a hoy tenemos que responder 600 solicitudes que estamos tratando de resolver lo más pronto posible.

¿Qué movimientos han estado más presentes en los escrutinios?

MIRA y Centro Democrático.

Hay quienes cuestionan las decisiones del CNE por su origen político y sus magistrados son elegidos en el Congreso...

Nuestras decisiones son jurídicas y tienen que estar apartadas de los afectos y afectaciones que tengan que ver con intereses regionales o políticos. Hay muchos funcionarios elegidos por el Congreso y no significa eso que sus actuaciones tengan que ser políticas o con la intención de favorecer intereses.

¿Cuándo habrá una respuesta sobre la impugnación de la convención del Partido Conservador?

Estamos esperando la presentación de la ponencia del magistrado Vives. Una vez lo haga, decidiremos sobre la forma, el fondo y las competencias. Hacer ese estudio implica suspender el escrutinio para convocar a sala y ahí hacer el estudio pertinente.

¿Hay algún término que tenga el ponente como plazo?

No, y en este caso depende de varios factores. Por ejemplo, las recusaciones que ha tenido este caso con la génesis de los magistrados del CNE y con el interés que pudieran tener en materia política. El magistrado lo que ha dicho es que esta semana estará listo para presentar la ponencia y ahí entrar a sala y discutir. Ahora, eso no significa que esta semana vamos a tener una decisión final.

¿Y qué pasa con la convención de la U, que se impugnó hace más tiempo que la conservadora?

Los actores, es decir, quienes impugnan y quienes defienden, piden una cantidad de pruebas y a nosotros nos corresponde practicarlas. Eso retrasa cualquier decisión. Por eso en el CNE decidimos recibir, si es posible al mismo tiempo las, dos ponencias: la del Partido de la U y Conservador, por la importancia y las repercusiones que tiene para el país. Esperamos poder discutir los dos casos simultáneamente.

¿Por qué ha sido más diligente el CNE con el trámite de la impugnación de los conservadores?

No sé a que se refiere con ser más diligente, pero lo que pasa es que el Partido Conservador ha pedido más pruebas y ha tenido más despliegue mediático.

¿Pero se va a dar respuesta antes de elecciones presidenciales?

Por supuesto que sí.

¿Qué pasa si se declaran nulas las convenciones?

Debido a que no se han estudiado los casos no puedo pronunciarme al respecto.

¿Pero tienen los partidos que acatar la decisión que ustedes tomen?

Las decisiones sobre las convenciones de los partidos son para acatarlas, no son susceptibles de discrecionalidad, es obligatorio su cumplimiento.

¿Y si los partidos deciden no cumplir el fallo del CNE?

Todo desacato a una decisión de autoridad competente tiene unas consecuencias, que no es el caso de enumerar, porque no sabemos cuál va a ser la decisión y la reacción de las colectividades.

Temas relacionados