"No valió la pena su muerte"

“De estar vivo, Carlos Mauro Hoyos ya sería expresidente y yo habría votado por él. Le veía a él ese perfil. Era capaz de unir a las personas. Recuerdo que él quiso ser gobernador, pero, al final, Virgilio Barco lo puso de procurador y lo hizo muy bien.

Era una persona muy seria, muy puesta en orden. Era un enemigo de las armas. Y, además, era alguien valiente y de principios. Creo que iba en su naturaleza: a él no le daba miedo nada.

No le gustaba mucho hablar de su trabajo, pero recuerdo que cuando lo amenazaron y dijeron que iban a subir a buscarlo a su finca, nos dijo a nosotros, sus amigos, que no tenía miedo, que subieran, que todos sabían dónde encontrarlo. Luego nos decía: ‘Muchachos, antes que todo, está el país’. Y reiteraba que él no le vendía su conciencia a nadie. Era muy valiente porque esa época fue muy berraca.

Pese a haber nacido en Palermo (Antioquia), Carlos Mauro fue criado en El Retiro (Antioquia). En este municipio hizo su carrera política y venía no a hablar del trabajo, sino a parrandear, a tomarse sus tragos. Parrandeábamos mucho con él. Le gustaba mucho la música colombiana. Hablaba mucho de política.

En El Retiro era respetado por liberales y conservadores. Se hacía querer y le ayudaba mucho a la gente. No tenía distingos de clase ni nada de eso. Recuerdo con tristeza ese 25 de enero de 1988, el día que lo mataron, el mismo en el que liberaron a Andrés Pastrana. Ese día fue para mí supremamente triste desde que supe que lo habían secuestrado.

Trabajaba en la Gobernación de Antioquia, precisamente en un cargo al que Carlos Mauro me había ayudado a entrar. Viajaba hacia El Retiro cuando escuché que había sido secuestrado. Y luego supe que había sido asesinado. Para El Retiro fue un luto terrible. A eso de las 6 o 7 de la noche ya no se veía a nadie en las calles. Para mí fue una tristeza tremenda. No me volví a sentir bien sino muchos años después. Carlos Mauro era un gran amigo, un gran líder.

Valía mucho. De nada valió su muerte. De hecho, de nada valió el sacrificio de tantas personas que, como él, quisieron hacer algo por el país. Muy poco ha cambiado, 25 años han pasado desde la muerte de Carlos Mauro y todo sigue igual”.

 

 

* Amigo del asesinado procurador Carlos Mauro Hoyos.

 

últimas noticias