"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

Noruega pide esclarecer asesinato del defensor de derechos humanos Fernando Salazar

Tras una visita a Caldas, Lars Vaagen, embajador de Noruega en Colombia, elevó un llamado para que el crímen, ocurrido en abril de 2015, no quede en la impunidad.

Vaagen hizo una ofrenda floral frente a la tumba de Salazar, en el municipio de Riosucio. /Archivo particular

En desarrollo de una visita a Manizales (Caldas), el embajador de Noruega en Colombia, Lars Vaagen, elevó un llamado para acelerar las investigaciones que permitan dar con el paradero de los asesinos del defensor de derechos humanos Fernando Salazar, líder del resguardo indígena Cañamomo Lomaprieta.

“Es un crimen atroz y triste. Ya ha pasado más de un año. No se ha observado resultados de la investigación del caso. Todavía queda en la impunidad”, aseguró Vaagen, quien sostuvo una reunión con el gobernador Guido Echeverry, quien se comprometió junto con sus colaboradores cercanos a hacer todo lo posible para evitar que el crímen quede en la impunidad.

El embajador también sostuvo reuniones con altos mandos de la Fuerza Pública, con la sección regional de la Fiscalía General, con la Defensoría del Pueblo y su sistema de Alerta Temprana.

“Tengo esperanza, pero con mis colegas embajadores en la iniciativa Embajadores con Defensores vamos a continuar la vigilancia de este caso y la solidaridad con la familia y los compañeros de Fernando hasta que haya una solución”, explicó.

Fernando Salazar fue baleado cuando se encontraba en la terraza de la casa de su hermana en Riosucio (Caldas), al lado de la carretera Medellín-Cali.

El hecho ocurrió el pasado 7 de abril 2015 a las 8 de la noche. Fernando era un importante líder en su comunidad, en el resguardo indígena Cañamomo Lomaprieta. Un acérrimo defensor de los derechos colectivos de su pueblo embera. Un trabajador incansable para establecer orden en la práctica de la minería ancestral al interior de su resguardo y para lograr condiciones de seguridad, salud y ambiente de trabajo aceptables. Preferiblemente organizado como cooperativa para que los ingresos del oro puedan beneficiar a toda la comunidad del resguardo donde la escasez de tierra y la pobreza es una realidad cada vez más grave.

No es la primera vez que crímenes de esta categoría se cometen en esta carretera. En 2003, en plena campaña para la elección de alcalde municipal en Riosucio, un pelotón de 10 hombres armados esperando en la curva llamada La Herradura, atacaron con fusiles y granadas el carro del muy popular candidato indígena Gabriel Cartagena, quien fue masacrado junto con tres de sus colaboradores más cercanos y cuatro personas más resultaron heridas. No era el primer candidato indígena asesinado en este municipio. En efecto, hasta las elecciones en 2007 todos los candidatos indígenas con ambiciones para ser alcalde, en un municipio con clara mayoría embera entre sus 60.000 habitantes, fueron eliminados de la contienda política de manera violenta.

La hermana de Fernando no logra participar, todavía impactada por la pérdida de su querido hermano, llorándolo todos los días. Los habitantes del Resguardo Cañamomo Lomaprieta asustados. Pero con el recuerdo del líder y defensor Fernando y su compromiso, los compañeros continúan el trabajo determinado en favor de los derechos de su pueblo y su resguardo para controlar la minería.

La visita del embajador a Caldas se hace en el marco de la iniciativa “Embajadores con Defensores” de un grupo de embajadores de 10 países. "Colombia vive su momento muy esperanzador frente a un proceso de paz en su recta final. El último año ha sido el más pacífico en la historia del país, gracias al cese de fuego unilateral de las Farc y el cese de bombardeos del Gobierno. La tasa de homicidios, recientemente publicada, muestra una reducción sustancial.  Al mismo tiempo se puede observar que las amenazas y asesinatos contra Defensores de Derechos Humanos y Líderes Sociales continúan a un muy alto nivel, quizás el más alto nivel del mundo", resalta Vaagen.

“37 asesinatos de defensores en 2012, 63 en 2015”, comenta el Embajador. “Ahora es el momento para hacer política sin armas, con la palabra y la argumentación, sin miedo por su vida. Pero con esta situación para los defensores y líderes sociales se mantiene y reproduce el miedo y se limita severamente las libertades de expresión y reunión. Se limitan las posibilidades de fortalecer la democracia para construir un desarrollo sostenible. Por eso queremos hacer un esfuerzo especial como Embajadores, en concordancia con el Gobierno, para visibilizar la situación de los Defensores y ayudar a cambiar el rumbo del país".

Temas relacionados