Nuestro equipo olímpico

Un cocinero costeño y un alumno de electrónica opita son las cartas fuertes de la delegación del Sena en las olimpiadas de habilidades técnicas, que arrancan el 5 de octubre en Londres.

Francisco Javier Donado nunca ha cruzado las fronteras colombianas pero, con 19 años, es cocinero especialista en comida peruana y japonesa. El 3 de octubre el estudiante de Tecnología en Gastronomía del Sena (Servicio Nacional de Aprendizaje), sede Atlántico, se montará a un avión rumbo al Reino Unido, junto a otros 36 compatriotas, aprendices y tutores de la misma institución, y con la bandera bordada en las camisetas participarán en la 41ª competencia WorldSkills 2011 que se dará cita entre el 5 y el 8 de octubre en Londres.


Más conocidas como las olimpiadas de habilidades técnicas y tecnológicas, se disputan en 46 disciplinas y cuentan con la participación de 50 países. Es la segunda ocasión en que Colombia participa y lo hará nuevamente con un equipo del Sena. En 2009 la primera delegación de ocho aprendices viajó a Canadá como invitada especial; ahora serán 17 jóvenes estudiantes y 20 instructores expertos los que participarán como competidores y jueces en 20 de las 46 categorías que incluyen salud, mampostería, cocina, diseño web, mecatrónica, electrónica, soldadura y robótica móvil.


Francisco, hijo y sobrino de cocineros barranquilleros, creció entre los olores y sabores de los platos típicos colombianos. Desde los 9 se sintió chef y a los 16, mientras estudiaba técnica de cocina en el Sena, ya se movía entre los mesones, platos y refractarias del Country Club de Barranquilla como jefe de cocina fría. También pasó por las cocinas del hotel Las Américas, en Cartagena, y en Barranquilla trabajó con el grupo hotelero GHL, donde se especializó en comida japonesa. Ahora es el chef de comida peruana y japonesa del restaurante La Bodega de los Vinos en su ciudad natal.


“El Sena nos ha dado trabajos bien remunerados. Este evento es la oportunidad para demostrar que no somos simples técnicos sino trabajadores especializados de una entidad estatal de alta calidad”.


El joven barranquillero hizo parte de los 4.000 aprendices del Sena de todo el país que se presentaron voluntariamente el año pasado a las convocatorias para participar en el WorldSkills internacional. Después de múltiples competencias nacionales y de recibir, junto con los finalistas, entrenamiento intensivo en cada una de las habilidades, en el trabajo bajo presión y en inglés, será la cuota colombiana en la habilidad de cocina, con la que pondrá a prueba su destreza, técnica y limpieza en la preparación de ocho platos fuertes. “El toque colombiano se notará en los sabores, texturas, crocancias, y también en los ácidos y el picantico que le ponemos a todo y nos hace únicos. Además, mi buena actitud podrá hacerme campeón”.


La cuota robótica es huilense


“Me encanta la robótica porque es el camino hacia el futuro. Me inquieta acercarme a las películas de ciencia ficción y notar que los avances tecnológicos son el resultado de un proceso investigativo y de la convergencia entre electrónica, mecánica y diseño”, dice el estudiante de Tecnología en Mantenimiento Electrónico, Instrumental e Industrial del Sena, Raphael Armando Plazas.


El niño que creció deslumbrado por las naves espaciales y los personajes de orejas puntiagudas de Star Trek ya tiene 19 años. Después de desbaratar y volver a armar, junto a su mamá, todos los electrodomésticos de la casa, tratando de arreglarlos, entró a estudiar a la regional del Sena en el Huila donde encontró la motivación final: ver cómo los aprendices desarrollaban ante él un teatro en casa en guadua: “Me pareció tan extraño y a la vez tan alternativo que me terminé matriculando”.


Su habilidad se compite en Londres en parejas, así que viajará junto con su compañero, Cristian Ernesto Segura, de quien es amigo desde el colegio. Los huilenses tendrán que programar y ensamblar un robot que funcione como mensajero en una pista diseñada con algunos lugares turísticos londinenses y, además, programarlo para que en otra prueba sirva de montacargas en una bodega donde transportará paquetes. “Podrán decir que estas pruebas las ganan los japoneses o coreanos, pero sabemos que estamos en las mismas condiciones porque nos entregarán las mismas pistas y materiales. Estamos en manos de nuestra creatividad para programar y ensamblar”.


Al ser la segunda vez que Colombia participa, sería lógico pensar que la falta de experiencia puede ser una desventaja, “pero vamos con todas la ganas a cumplir la utopía”, agrega Plazas.