Nueva demanda mundial por implantes mamarios PIP

Más de 1.800 colombianas harán parte de este nuevo proceso. 1.514 mujeres recibieron una indemnización inicial de 3.400 euros tras el primer fallo.

Un total de 1.864 colombianas ya están inscritas para ser parte de la nueva demanda mundial contra la firma alemana TÜV Rheinland, responsable de controlar el proceso de calidad de las prótesis PIP (Poly Implant Prothèse).

La firma Lozano Blanco & Asociados, en alianza con las firmas internacionales SCP Lienhard & Petitot y Laurent Gaudon, pretenden que mujeres de todo el mundo, que tuvieron o tienen en su cuerpo estos implantes mamarios, se vinculen a la nueva demanda que inicia en julio ante el Tribunal de Comercio de Toulon, en Francia. El único requerimiento es portar las pruebas suficientes para demostrar que son o fueron portadoras de los implantes PIP.

A la iniciativa ya se han unido 2.164 mujeres de 28 países, algunas aún portan en su cuerpo los implantes que se pusieron con fines estéticos o reconstructivos otras ya se los han retirado. Colombia es el país con más inscritas. Estados Unidos con 122, España con 68 y el Reino Unido con 36 le siguen en la lista.

En cuanto a departamentos, Antioquia (503) y Valle del Cauca (469) tiene el mayor número de inscritas. El Eje Cafetero aporta 366 de las inscritas mientras que Bogotá y Cundinamarca 294.

Esta segunda demanda se da dos años y medio después de que salió a la luz pública el riesgo en el que estaban unas 500.000 mujeres que se habían colocado implantes mamarios PIP. Las prótesis fueron retiradas del mercado desde 2010, porque no cumplían los estándares de calidad requeridos.

“De acuerdo con la autoridad sanitaria francesa – AFSSAPS- los exámenes realizados a las muestras de implantes PIP en el año 2010, demostraban que su relleno de gel no era equivalente al descrito por el fabricante, cuando obtuvo los permisos sanitarios correspondientes en el país galo”, alegó en su momento Lozano Blanco & Asociados, firma que lleva más de tres años apoyando a las víctimas por estos implantes.

El hecho de que estos implantes PIP tuvieran una tasa de ruptura de entre el 25 y 30 por ciento ponía en gran riesgo a quienes las utilizaran. La sustancia, entre otras cosas, producía serias irritaciones en la piel.

Por el primer fallo cada una de las 1.514 mujeres de Colombia e Inglaterra que demandaron ya recibieron una indemnización inicial de 3.400 euros. El fallo del pasado 14 de noviembre del Tribunal de Comercio de Toulon, considerado por las víctimas y sus abogados como histórico, logró condenar la firma alemana TÜV Rheinland por haber actuado con negligencia, frente a su obligación de controlar el proceso de calidad de las prótesis PIP.

“Con el resultado tan positivo, estamos abriendo la puerta a muchas más mujeres del mundo para luchar por el reconocimiento y la indemnización como víctimas de un hecho atroz e inhumano que les cambió la vida para siempre”, manifestó Nathalie Lozano, socia fundadora de la firma de abogados colombianos Lozano Blanco & Asociados.
 

Temas relacionados