Nuevo derrumbe en Hidroituango obliga a evacuar trabajadores

EPM informó que no hay heridos y que todos los trabajadores se encuentran seguros. Actualmente, la empresa hace las evaluaciones técnicas para saber cuándo se pueden retomar operaciones.

El pasado 7 de mayo se presentó un derrumbe en el proyecto hidroeléctrico Ituango que taponó uno de los túneles de desviación auxiliares por donde EPM estaba drenando el agua del río Cauca, lo que desencadenó una emergencia que todavía se mantiene. AFP

Empresas Públicas de Medellín (EPM) informó que en la tarde de este sábado se presentó un nuevo deslizamiento de tierra en el proyecto hidroeléctrico Ituango, que está en alerta desde el pasado 28 de abril. La empresa informó que, debido al hecho, los 1.500 trabajadores que se encontraban trabajando en el proyecto fueron evacuados. (Puede interesarle: Responsabilidades y dudas que deja la crisis de Hidroituango)

EPM informó además que no hubo trabajadores heridos a raíz del hecho y que en este momento se están haciendo las evaluaciones técnicas necesarias para saber cuándo pueden retomar las labores en el proyecto.

Tras el derrumbe, las autoridades tomaron la decisión de suspender el tráfico vehicular desde y hacia el casco urbano del municipio de Ituango. Los ciudadanos que tengan que entrar o salir del pueblo durante el domingo 27 de mayo, día de elecciones presidenciales, tendrán que hacerlo por medio de lanchas.

El pasado 7 de mayo, el proyecto Hidroituango sufrió precisamente un deslizamiento que causó el taponamiento de uno de los túneles de desviación del río Cauca, lo que terminó desencadenando una serie de emergencias que obligaron a la empresa, y a los organismos de control del riesgo, a evacuar a más de 5.000 personas río abajo por el riesgo de que se presentara una avalancha de grandes proporciones. Para entender qué pasó, puede ver nuestra explicación: 

Sin embargo, el riesgo disminuyó el pasado jueves 24 de mayo, cuando los trabajadores alcanzaron la cota 410 de la presa del proyecto, lo que permitiría que, en caso de un aumento en el nivel del Cauca, el agua pueda ser evacuado por el vertedero del proyecto.

Aun así, la alerta se mantiene en el Norte de Antioquia, precisamente porque todavía hay situaciones por resolver en el proyecto hidroeléctrico más importante del país.

Las metas actuales del proyecto son continuar con el lleno prioritario de la presa, subiendo hasta la cota 415, como un seguro adicional, así como tapar el túnel de desviación derecho, que ha presentado obstrucciones y destaponamientos desde el pasado 28 de abril. Adicionalmente la empresa está trabajando para tapar el sistema auxiliar de desvío. 

Por el momento, la alerta roja continúa en los corregimientos de Puerto Valdivia (municipio de Valdivia), Puerto Antioquia (municipio de Tarazá) y los habitantes de Cáceres cuyas viviendas se encuentren en un rango de 200 metros de distancia de las riberas del río Cauca. Mientras que Tarazá y las viviendas a más de 200 metros del río Cauca están en alerta naranja; y en amarilla, las comunidades ribereñas de Nechí, Caucasia y los municipios de los departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba en los cuales el río Cauca tiene influencia.