Once de las víctimas de la masacre en México en 2010 serían colombianas