ONU denuncia confinamiento y desplazamiento de 2.000 personas en Chocó

De acuerdo con la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, 2.000 personas –entre indígenas y afrodescendientes– han sido desplazados a causa del conflicto.

Según la organización, desde finales de marzo hasta el pasado 19 de abril, cinco comunidades indígenas y una afrocolombiana han sido afectadas por acciones bélicas del ELN. /Archivo

Cerca de 2.000 indígenas y afrodescendientes han sido confinados o desplazados a causa del conflicto armado en una zona rural del municipio colombiano de Bagadó, en el departamento del Chocó, denunció este martes la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La publicación "Colombia: Confinamiento y desplazamiento masivo en zona rural de Bagadó (Chocó)" asegura que desde finales de marzo hasta el pasado 19 de abril, cinco comunidades indígenas y una afrocolombiana han sido afectadas por acciones bélicas del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y los operativos del Ejército en contra de esa guerrilla.

"Por operaciones militares en contra del ELN y acciones de este grupo armado (...) cerca de mil personas, entre afrocolombianos e indígenas, han tenido que limitar su libre movilidad y suspender sus actividades diarias de subsistencia configurándose así una situación de confinamiento", señala el informe.

El documento agrega que al menos otras 711 personas que hacen parte de 148 familias de comunidades indígenas de la misma zona "se desplazaron hacia la población de Vivícora desde el 20 de abril por las hostilidades que se presentan cerca de su territorio".

Las hostilidades del ELN, segundo grupo guerrillero del país, han causado afectaciones en viviendas de las poblaciones de Quimpará y Piedra Honda, así como perjuicios en la salud mental y psicosocial de los nativos, agrega la información.

Según la OCHA, en la comunidad afrocolombiana de Piedra Honda se encuentran confinados cerca de 163 integrantes de 48 familias.

Como consecuencia de estos ataques, el pasado viernes la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, la Defensoría del Pueblo y la Diócesis de Quibdó, entre otras instituciones, expusieron la situación humanitaria al Ejército, "llamando la atención sobre el impacto de los operativos militares en los territorios étnicos".

La Alcaldía de Bagadó entregó ayuda alimentaria a las comunidades afectadas en marzo, y el próximo 4 de mayo un equipo humanitario visitará las comunidades indígenas para evaluar sus necesidades "y definir una posible ayuda complementaria". 

Temas relacionados