ONU invita a no desistir con la implementación del Acuerdo de Paz a pesar de las dificultades

Noticias destacadas de Nacional

La primera participación electoral de los miembros de la antigua guerrilla Farc y el asesinato de líderes sociales fueron ejes centrales de la discusión en el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas.

Este miércoles, ante el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Misión de Verificación presentó su informe trimestral correspondiente al periodo entre el 26 diciembre y el 26 marzo, con la presencia del general Óscar Naranjo y la canciller María Ángela Holguín.

Jean Arnault, representante Especial del Secretario General de la ONU, destacó con orgullo que el 11 de marzo se celebró en el país una jornada electoral histórica: por primera vez, miembros de la antigua guerrilla Farc participaron en la decisión de elegir un nuevo Congreso y, a su vez, fueron nombrados congresistas.

Sin embargo, mencionó los grandes desafíos que ahora comienzan a asomarse en el horizonte de la implementación: el arresto de uno de los más importantes líderes de la Farc, Jesús Santrich, el secuestro y posterior asesinato de los periodistas ecuatorianos del diario El Comercio a manos de disidencias del grupo armado y el sistemático homicidio de líderes sociales y defensores de derechos humanos en las comunidades de la Colombia profunda. Según Arnault, una unidad de investigación de la Fiscalía colombiana ha priorizado 58 casos para esclarecer las condiciones de estos hechos violentos.  

El informe celebra la entrega de armas y el éxito en términos de participación política en la pasada jornada electoral, pero advierte sobre temas relativos a la seguridad física, social y jurídica de excombatientes y líderes comunitarios, el acceso a la tierra, salud, educación y proyectos productivos, y le dedica un capítulo especial ante los actos de violencia por el fin del cese al fuego entre el Gobierno Nacional y el ELN.

Contexto: Las grietas de la paz: ocho escenarios de un acuerdo en crisis

Miembros del Consejo de Seguridad y delegados de todos los países miembros compartieron sus visiones sobre los retos de la implementación del Acuerdo de Paz.

La delegada de Reino Unido expresó el profundo e incondicional apoyo del país a Colombia. “Este es un pacto tremendamente importante a nivel histórico y global. Es una inspiración porque muestra todo lo que se puede hacer por la paz, cuando ambas partes están dispuestas, a pesar de los desafíos". De la misma forma, resaltó la creación de la Jurisdicción Especial para la Paz, la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos y la Comisión para el Establecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición".

El delegado de China, por su parte, expresó que, precisamente, los retos que ahora presenta la implementación son una oportunidad para fortalecer el compromiso de las partes involucradas, así como el papel de la ONU en el proceso de reintegración social de excombatientes. Lo mismo dijo la delegación de Etiopía, que expresó la esperanza que le genera al país africano ser testigo de la paz en Colombia, aunque su construcción y sostenibilidad no sean una tarea fácil. 

Estados Unidos también declaró su apoyo. "La paz en Colombia sigue siendo un proyecto sin terminar. Y todos somos protagonizas de su progreso. Es necesario mencionar los grandes avances que ha tenido en sus etapas tempranas, como la entrega de miles de armas y la participación política de la Farc". Sin embargo, reconoció que la sustitución de cultivos de coca continúa siendo una prioridad por trabajar.

Le puede interesar: Gobierno crea nuevas medidas para proteger a líderes sociales

Francia expresó su preocupación en cuanto a la seguridad de quienes trabajan por la paz, así como el acceso a tierras y la creación de proyectos productivos tanto para excombatientes como para campesinos de las regiones más afectadas por el conflicto armado. Aún así, aseguró, “viene una nueva era para Colombia de la mano de los diálogos con el Eln y un pronto cese al fuego”.

El delegado de Suecia, país garante del proceso y la implementación del proceso de paz, dijo que una de las prioridades para su país es ponerle la lupa a la reforma rural, así como prevenir y responder de inmediato ante los desafíos en materia política, de seguridad y órden público que se han comenzado a presentar en los últimos días. "En esta etapa crítica, todos debemos continuar con nuestro total apoyo más que nunca y recordar que esto representa el fin de más de 50 años de conflicto".

Holanda, también garante, mencionó tres puntos necesarios para alcanzar una paz sostenible: el control de órden público en las áreas en las que se han presentado actos violentos entre nuevos grupos armados, violaciones a líderes sociales y amenazas a comunidades; el aceleramiento de la reintegración de excombatientes, en especial la de mujeres pertenecientes a la antigua guerrilla; y la continuación de los diálogos con el Eln, para los que el reino se ofreció nuevamente como acompañante.

Otros países como Perú, Rusia, Polonia y Bolivia insistieron en la importancia de persistir en el proceso de implementación y manifestaron su respaldo a ambas partes del antiguo conflicto en su camino hacia la paz.

El general Óscar Naranjo, quien tuvo la vocería de Colombia durante el encuentro, le agradeció, por supuesto, a todos los países por sus contundentes expresiones de apoyo. "La paz en Colombia significa también paz en nuestro continente y, a pesar de todos los desafíos discutidos y mencionados, estamos determinados a continuar con este proceso. Siempre hemos dicho que es una labor compleja, pasaron décadas antes de poder siquiera hablar, pero ahora estamos enfocados en estas dificultades y decidimos ver el vaso medio lleno", declaró.

Comparte en redes: