Ordenan suspender o cancelar 41.109 licencias de conductores sorprendidos en estado de embriaguez

También serán investigadas las Secretarías de Tránsito que no aplicaron las sanciones. Se exponen a multas de hasta $137 millones por cada licencia que dejaron de suspender o cancelar.

Twitter @TransitoPolicia

Entre diciembre de 2013 y septiembre de 2016 han sido interpuestos 95.603 comparendos a nivel nacional a conductores sorprendidos manejando en estado de embriaguez. De esta cifra el 43% de los casos (41.109) no ha recibido las respectivas sanciones, reveló la Superintendencia de Puertos y Transporte.

Tras realizar un estudio, la entidad encontró que los Organismos de Tránsito no han suspendido o cancelado las licencias de conducción, lo que implica que estos ciudadanos siguieron al volante sin haber sido reprendidos, incumpliendo así la normatividad vigente. (Lea: Cae banda dedicada al trámite ilegal de licencias de conducción)

“Del total de estos comparendos, 91% corresponde a vehículos particulares, 5% a servicio público y 4% a otra clase de servicio; tan solo 52% de las licencias fueron suspendidas (49.671) y apenas 3,9% fueron canceladas (3.718) por las Secretarías de Tránsito y Movilidad, en una clara violación a la Ley 1696 de 2013”, indicó a través de un comunicado la Supertransporte. (Lea: Así operaba el carrusel de licencias de conducción)

Como mínimo, las autoridades deberán suspender inmediatamente por un año la licencia de conducción – según el grado de alcoholemia o reincidencia – o cancelarla al ciudadano que cometa la infracción de manejar bajo los efectos del licor.

“Será muy difícil erradicar esta conducta si no se cumple con la suspensión o cancelación de las licencias, pues las Secretarías de Tránsito están siendo permisivas con estos conductores que siguen tras el volante atentando contra la seguridad vial de los colombianos”, indicó Javier Jaramillo, superintendente de Puertos y Transporte.

El funcionario confirmó que por este caso también serán investigadas las Secretarías de Tránsito que no están aplicando esta norma, las cuales se podrían exponer a multas de hasta $137 millones por cada licencia que dejaron de suspender o cancelar.

Según el informe que recopila información suministrada por el Sistema Integrado de Información sobre Multas y Sanciones por Infracciones de Tránsito (Simit), el valor de los 95.603 comparendos ascienden a $832.323 millones pero hasta el 30 de septiembre de 2016, apenas se habían pagado 498 comparendos, por un valor de $1.494 millones; 6.030 se encontraban en trámite administrativo ($67.546 millones) y 78.050 estaban sancionados ($675.382 millones), de los cuales 2.045 fueron pagados, mientras que la cartera por cobrar llegaba a los $618.169 millones.

“No solo es importante imponer sanciones, sino también hacerlas efectivas. Este análisis nos permitió detectar que, debido a la falta de gestión administrativa oportuna por parte de la mayoría de Organismos de Tránsito del país, hasta septiembre pasado se pudieron haber caducado 11.025 comparendos, los cuales corresponden al 11,5 por ciento del total nacional y tendrían un valor aproximado de $87.953 millones”, reveló Jaramillo.

Bogotá se ubica como la ciudad en donde se realizan mayores comparendos por estas infracciones, con 11,4% del total nacional (10.916); Medellín y Barranquilla ocupan el segundo y tercer puesto, con 5.018 y 3.285 comparendos, respectivamente.

Frente a las caducidades, en Bogotá caducaron 5.927 comparendos; en Bucaramanga 764 y en Pasto 905, lo que significa que, en general, 11.025 infractores a nivel nacional siguen conduciendo por las vías del país sin haber recibido ningún tipo de reprensión por su infracción.

Otras ciudades con un alto porcentaje de comparendos por embriaguez presuntamente caducados son Tunja (20%), Florencia (20%), Cúcuta (14%), Pereira (13%), Barranquilla (11%), Armenia (11%) Santa Marta (9%), Valledupar (9%) y Cartagena (6%).